top of page
  • Foto del escritorAlejandro Narváez

Alejandro Narváez / Crisis de la deuda mundial (1 de 2)


La deuda desbocada empuja a países al borde del default


La creciente subida de tasas de interés de los bonos de EE.UU. y el aumento del precio del dólar, han desatado el temor en el mundo de que se produzca una oleada de impagos (default) en decenas de países emergentes cuyas deudas están principalmente, en dólares.


Esa subida de tasas de la mano del dólar está provocando una fuga inversora de las economías emergentes hacia Estados Unidos, produciendo a su vez, la devaluación de sus monedas locales. Los países que estarían al borde del default serian: Etiopía, Túnez, Egipto, Pakistán, Argentina, Bolivia, Ecuador, entre otros. Se estima que hay más de 21 países negociando su deuda con una prima de riesgo (costo adicional) de más de 10% sobre bonos EE.UU. con vencimiento a 10 años.


Sobre la crisis de la deuda se han escrito “ríos de tinta”. Cada vez, hay más voces autorizadas como Ray Dalio, quien en un reciente artículo publicado en la revista Time, advierte de que el mundo está al borde de un desorden global. Precisamente uno de los temas que focaliza en su artículo y al que le presta mucha atención, es la crisis de la deuda global. En lo que sigue, intentare responder a algunas de las siguientes interrogantes. ¿por qué ha crecido tanto la deuda mundial? ¿Dónde está el límite a partir del cual empiezan a haber problemas? ¿Es la deuda necesariamente mala?


La deuda no cesa de crecer

De acuerdo a la última actualización de datos de la deuda mundial hecha por el FMI y publicada en setiembre 2023, la deuda total al cierre de 2022 se situó en 238% del PBI global. En términos de dólares, dicha deuda alcanzó a 235 billones (En países que tienen al español como idioma, un billón es igual a un millón de millones.), lo cual supone un incremento de 200,000 millones de dólares respecto a 2021. Desagregando esa cifra por prestatarios se observa que la deuda publica representa el 92% (91 billones de dólares) y la deuda privada (hogares y empresas) se sitúa en 146% (144 billones de dólares). Según la misma fuente, en 1950 la deuda total estaba en torno al 100% del PBI mundial.


La cifra más reciente de la deuda mundial nos la ofrece el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) en su último informe trimestral, publicado el 19 de setiembre de este año. Según este informe, los pasivos, es decir, la deuda pública y privada al 2T2023 subió a 336% del PBI mundial.


En valores absolutos, dicha deuda sería de 307 billones de dólares, un nuevo récord histórico y 100 billones más que hace una década. El origen de esa cifra astronómica, está en los países más desarrollados liderados por EE. UU., Japón, Reino Unido y Francia, que representan el 67.4%. Un tercio de la deuda (33.6%) es administrado por el bloque de países emergentes, encabezado por China, India y Brasil, principalmente. Entre enero y junio de este año la deuda mundial ha aumentado en 10 billones de dólares.


Por tanto, mirando las cifras la pregunta es ¿por qué ha crecido tanto la deuda y donde está el origen? Los distintos gobiernos siguen empeñados en aplicar soluciones enfocadas en estimular la demanda a través de políticas fiscales expansivas. Por ejemplo, veamos el caso de EE.UU. En este país hubo una transferencia brutal de riqueza desde el gobierno a las empresas. En 1980 la tasa del Impuesto a la Renta de empresas era de 36% y hoy es 15.2%, lo que provocó 50% menos de recaudación tributaria. De manera que, si los gastos son mayores que los ingresos, la diferencia ha sido financiada con deudas.


La deuda publica actual de ese país está en torno a 130% de su PBI, más de lo que tuvo que endeudarse para financiar la segunda guerra mundial en 1944. ¿Esa mayor deuda le ha permitido crecer más?, No. ¿Ha sido más productivo? Tampoco. Desde los años 80, las cifras del PBI y productividad, son de decrecimiento, en cambio la deuda crece imparablemente.


2 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page