top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Alejandro Narváez / Fantasma de la estanflación (2 de 2)


El dilema: inflación o estancamiento

Ante la crisis actual aparece nuevamente el dilema: subir las tasas de interés y frenar la economía o dejar que transcurra el tiempo y ver qué pasa con los precios. Hemos vuelto al mismo dilema, hemos vuelto a los años 70 y 80. En aquella época se definió por primera vez en la historia el concepto de estanflación: estancamiento de la economía con inflación. Si ahora estamos en el mismo agujero, deberíamos analizar bien si lo que se hizo en aquellos años fue útil y certero o si causó más daño a la larga. La historia enseña y es bueno tenerla en cuenta.


Por otro lado, la crisis actual no tiene nada que ver con la de 2008. Aquella fue financiera, es decir, se produjo una caída de la demanda, por lo que no se generó inflación y permitió a los bancos centrales bajar las tasas de interés y comprar deudas. Pero ahora estamos ante una crisis de oferta como la crisis petrolera de 1973 y 1979, es decir, al producirse inflación no se puede bajar más las tasas de interés o comprar más deuda. Las crisis financieras se producen por que el crecimiento de la demanda depende del crecimiento del endeudamiento, y cuando se corta el crédito, la demanda se reduce, lo que provoca una caída de la actividad económica.


Las crisis de tipo energético se producen porque hay un conflicto que hace subir el precio de todo, lo que causa una reducción del PBI y una subida de la inflación. Por tanto, las crisis producidas por incremento de precios de la energía son peores que las financieras. Esta es peor que la del 2008, ya que no permite las políticas de estímulo de la demanda fiscal o monetaria. Como es lógico, estimulando la demanda lo único que consigues es más inflación.


La inflación derrite nuestro dinero

Antes que nada, hay que advertir que inflación y el Índice de Precios al Consumo (IPC), si bien, son indicadores de precios no son lo mismo, aunque los medios no duden en hablar de ambas cosas como si fuesen iguales. Mientras la inflación es una subida generalizada de precios de bienes y servicios en una economía, el IPC mide la evolución de precios de una canasta de productos seleccionado a-priori. En otro artículo profundizaré más sobre este tema, por su importancia en el debate de política económica.


La inflación actúa como una suerte de impuesto silencioso de los pobres, que carcome el poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores y jubilados, reduce el valor real de los ahorros y se extiende a todas las ramas de la actividad económica, por lo que su factura en términos de competitividad y empleo constituye una amenaza que obliga combatirla. Pese a las dificultades que entraña luchar contra este fenómeno, cuyas causas son heterogéneas y escapan en parte a la capacidad de actuación de los gobiernos, el combate contra el aumento generalizado y continuo de precios, reviste particular importancia.


Después de varios meses de diagnósticos fallidos sobre la naturaleza y gravedad de la inflación y su evolución, tanto por los bancos centrales, como por los distintos gobiernos, la realidad se ha impuesto con toda su crudeza. Primero, la inflación actual nos es coyuntural, es permanente. Segundo, la guerra Rusia - Ucrania no es la causa principal de este fenómeno, en todo caso, actúa como un acelerador de precios. Y, tercero, asistimos a una nueva crisis alimentaria, debido a una galopante subida de precios por razones de oferta, principalmente.


Reflexiones finales

El rodillo inflacionista avanza implacable en el mundo entero, escalando a cuotas inéditas en algunos países. El impacto negativo para la población en general es enorme, pero sobre todo para los más pobres. Las medidas adoptadas por los bancos centrales como la subida de tasas de interés son insuficientes en la lucha contra la inflación. El problema es global y vemos severos recortes en las previsiones de crecimiento económico en todas partes y alzas espectaculares en previsiones de inflación. Vamos inexorablemente camino a la estanflación, digan lo que digan, y podemos acabar en una fuerte recesión a medio plazo si no se toman medidas imaginativas y certeras.


Los bancos centrales (incluido el BCR de Perú) están volcados a combatir la inflación, abandonando el crecimiento económico. En un escenario de inflación causada principalmente por la oferta, medidas como la subida de tasas de interés, tiene alcances limitados. Enfría la economía y genera más desempleo, siendo en el caso peruano el principal problema la falta de trabajo. En el Perú esta nueva crisis, nos coge sin herramientas efectivas para amortiguarla. La subida alocada de tasas del BCR desde agosto de 2021, a un ritmo del 0.5% mensual, no ha logrado detener el aumento de precios. La inflación sigue aumentando y la actividad económica se va estancando. Complicado, por tanto, escapar de la estanflación (véase el Informe Semanal del BCRP del 7 de abril 2022).


El escenario actual es que la pandemia no ha desaparecido. Tampoco se sabe cuánto puede durar la guerra, ni por cuánto tiempo se prolongará las sanciones a Rusia una vez termine. Los precios no volverán a los niveles de antes de la guerra por mucho tiempo, y quizás nunca vuelvan y no hay soluciones mágicas que no impliquen sacrificio.


Finalmente, considero que el país necesita con urgencia un Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la nueva crisis, que contemple un conjunto de medidas de corto y mediano plazo. La reducción temporal del ISC de los combustibles y posibles ajustes del IGV de algunos productos de la canasta básica son insuficientes porque no resuelven los problemas de fondo: el hambre, la pobreza y el desempleo. Son ineficientes en términos del uso de recursos del Estado porque beneficia a todos por igual, cuando los que más necesitan son los pobres. Tampoco no está claro, si esos ajustes serán trasladados al consumidor final.


Referencia:

El autor es Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid y Profesor Principal de Economía Financiera en la UNMSM


16 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page