top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Alejandro Narváez / Hambre y sobran alimentos (1 de 2)


La gran paradoja: más hambre en un mundo en el que sobra alimentos.

La producción mundial de alimentos, sigue marcando récords históricos año tras año, tal como se dio en 2020 – 2021, e igual comportamiento se espera en la campaña 2021 – 2022. Sin embargo, esa mayor producción de alimentos no ha sido suficiente para detener el alza de precios internacionales y menos para reducir el hambre en el mundo que azota aproximadamente a 811 millones de seres humanos, según la FAO.


El reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de febrero de 2022, revela que la producción mundial de alimentos (trigo, maíz, cebada, sorgo y arroz) aumenta cada año. En el periodo 2018/2019 se llegó a producir 2,647 millones de toneladas. En el siguiente periodo 2019/2020 pasó a producirse 2,712 millones de toneladas de alimentos. Entre el 2020/2021 la producción mundial aumento nuevamente llegando a 2,771 millones de toneladas. Por último, para la campaña 2021/2022 se estima un récord de producción de alimentos, equivalente a 2,793 millones de toneladas, que representa un aumento de 22 millones de toneladas respecto al periodo anterior.


Sin embargo, el buen rendimiento del campo no ha servido para frenar el aumento de los precios internacionales de los alimentos. Según el índice de precios de los alimentos de la FAO, que viene a ser una medida de la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos (carne, productos lácteos, cereales, aceites vegetales y azúcar), los precios de estos alimentos en 2021 alcanzaron en conjunto un aumento del 28.1%, su nivel más alto desde 2012. Los beneficiados de estas alzas históricas de precios son los países exportadores y los complejos agroindustriales controlados generalmente por las grandes multinacionales de alimentos, inmersas en el negocio agroalimentario mundial.


Entre las principales causas que se esgrimen como impulsoras del aumento de precios de los alimentos son: la crisis energética y de los insumos productivos que se usan en el campo (abonos, fertilizantes, plásticos, cartones, etc.) y el acopio de cereales por parte de China en previsión de una futura escasez. Otro factor no menos relevante, es la persistente sequía en el hemisferio sur, concretamente en Argentina y el Brasil, dos importantes productores de cereales en el mundo. Son factores externos que, sin embargo, impactan directamente en la economía doméstica o nacional, de los países importadores, principalmente.


Hambre cero para 2030, una utopía

A pesar de la producción global de alimentos aumenta cada año, no obstante, el mundo atraviesa sus peores momentos de hambruna. Hoy, la situación es mucho más dramática que hace siete años, cuando los países firmantes de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) se comprometieron a cumplir el objetivo de poner fin al hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición para 2030. Desde 2015, año en el que se firmó el compromiso de hambre cero, el número de personas malnutridas y hambrientas en el mundo, no ha dejado de aumentar. Según las cifras de la FAO, en 2014 había 607 millones de personas que padecían hambre en todo el mundo, en 2015 un total de 615 millones, en 2019, año de prepandemia el hambre alcanzó a 650 millones de personas. En 2020, bajo la sombra de la pandemia, padecieron hambre 811 millones de personas. Para el año 2030, se pronostica que habrá 841 millones de personas hambrientas en todo el mundo (véase, “El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo 2021” de la FAO).


Por regiones, del número total de personas que padecieron hambre en 2020 (811 millones), más de la mitad (418 millones) viven en Asia, un poco más de un tercio (270 millones) en África, mientras que corresponde a América Latina y el Caribe (ALC) cerca del 8% (65 millones). En comparación con 2019 de prepandemia, en 2020 padecían hambre 46 millones de personas más en África, 57 millones más en Asia y unos 14 millones más en América Latina y el Caribe.


3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page