top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Alejandro Narváez / ¿Peligra la hegemonía del dólar? (2 de 3)


¿Peligra la hegemonía del dólar tras la guerra Rusia - Ucrania?


Medidas contra Rusia

Algunos analistas sostienen que la expulsión de los bancos rusos del sistema de comunicación entre bancos, SWIFT, tendría poco efecto. Por el contrario, puede empujar a esos bancos excluidos a buscar otro sistema de comunicación alternativos, como, por ejemplo, Sistema para la transferencia de Mensajes Financieros ruso (SPFS) lanzado a modo de prueba en 2014, o el sistema de pagos interbancario internacional de China (CIPS) creado en 2015. Es decir, Rusia tiene alternativas para sortear la exclusión de SWIFT y China tiene mucho que ver.


No obstante, la otra medida mucho más importante que la exclusión de bancos rusos del sistema SWIFT, viene a ser la congelación o prohibición, al acceso del gobierno ruso a sus reservas o ahorros en dólares y euros, depositados en los bancos occidentales. Es decir, básicamente lo que han hecho los gobiernos europeos y de Estados Unidos, es prohibir al gobierno ruso, el acceso libre a los dólares y a los euros acumulados fuera de su territorio.


Este hecho es un cambio drástico en las reglas de juego monetarias internacionales. Hasta el momento, todos los bancos centrales, todos los agentes económicos, creían que, si tenían dólares o euros, esos dólares o esos euros, eran suyos y, por tanto, podrían acceder libremente a ellos, confiaban en que el banco emisor de esos euros o dólares, obraran de buena fe, que no les limitara el acceso, que no les congelará.


El dinero como arma de guerra

Pero fijémonos, que, tanto Estados Unidos como la Eurozona han utilizado por primera vez, el dinero, la moneda fíat, mejor dicho, los dólares y los euros que ellos emiten como arma de guerra. Les han dicho a Putin, como has ahorrado muchos dólares y euros, y cómo quieres financiar tu guerra con esos ahorros, te vamos a congelar. Es eso, lo que ha visto todo el mundo. Ahora, todos saben, que, si en algún momento futuro un Estado entra en tensiones militares con Estados Unidos o países de la Unión Europea, sus reservas externas en dólares o en euros podrían ser congeladas, si a esos bloques económicos les interesa para doblegarte el pulso.


Por consiguiente, la pregunta es ¿Qué reacciones previsibles tendrán a partir de ahora el resto de gobiernos del mundo? Al menos, intentarán mantener un menor porcentaje de sus reservas exteriores en dólares o en euros. El temor parece más que justificado. Zoltan Pozsar, estratega jefe de Cridit Suisse Group, en unas declaraciones a Bloomberg, el 1 de marzo último, decía: “las sanciones extraordinarias e históricas impuestas a Rusia, y concretamente la pérdida de acceso a sus reservas exteriores, es un punto de inflexión en la hegemonía global del dólar, como moneda de reserva internacional. Si el dólar pasa a ser utilizado, política y militarmente en favor de los intereses de los Estados Unidos y no en favor del propietario de esos dólares, entonces los gobiernos extranjeros se lo pensaran dos veces, antes de incrementar sus reservas extranjeras en dólares”.


Por su parte, Dylan Grice, antiguo estratega de Société Genérale y fundador de Calderwood Capital, describe los recientes movimientos de Estados Unidos y sus socios europeos, como un uso "armamentístico" del dinero. "Sólo se puede jugar la carta una vez”, “China tendrá como prioridad no necesitar ningún dólar antes de ir a por Taiwán”. Por tanto, las sanciones impuestas por occidente a Rusia, hacen peligrar la hegemonía del dólar y en menor medida del euro, como monedas de reserva globales. Podría darse el efecto boomerang, mejor dicho, el daño podría volver sobre los castigadores.


11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page