top of page
  • Foto del escritorAlejandro Narváez

Alejandro Narváez / ¿PETROPERÚ quebrando? (3 de 4) 



PETROPERÚ: ¿se está fraguando una quiebra fraudulenta?

 

Cifra de negocios y gastos sobredimensionados

Al cierre de 2023, Petroperú tenía 2,945 trabajadores en planilla (abril 2024: 3,145) y su cifra de negocios (facturación) llegó a 4,009 millones de dólares (2022: 5,580 millones).  Relapasa (Repsol) empresa del sector con 836 trabajadores en planilla tuvo una facturación de 4,469 millones en 2023 (2022: 5,033 millones). Aquí tenemos otra respuesta a las preguntas planteadas. Ineficiencia vs Eficiencia.

 

En el Estado de Resultados, la segunda cuenta más importante después de la cifra de ingresos, es el costo de ventas (CV). Refleja los costos directos atribuibles a la producción de los bienes vendidos o los servicios prestados. En esta cuenta saltan a la vista dos conceptos:  i) Servicio de terceros, representa una salida de dinero de 286 millones de dólares en 2023 (2022: 184 millones) y ii) remuneraciones o gastos de personal operativo 58 millones (2022: 45 millones).

 

Servicio de terceros es un “cajón de sastre” donde cabe todo. Los gastos de venta y los gastos administrativos, tienen su “propio” servicio de terceros, con montos millonarios. El total de gastos de personal incluidos en costo de ventas, los gastos de ventas y los gastos administrativos suman 148 millones de dólares en el 2023 (2022: 140 millones).  La mayor sangría de caja se lleva los gastos administrativos con 68 millones de dólares en 2023, la planilla del costo de ventas con 58 millones y los gastos de venta con 21 millones. Cabe advertir que sólo el edificio central de San Isidro alberga aproximadamente a 700 administrativos.

 

Hay que señalar que los gastos de administración registran los sueldos de los miembros del directorio y sus asesores, de 43 gerentes, 188 jefes de unidad, 1,132 supervisores, entre otros administrativos. La cereza al pastel: el sueldo del gerente general bordea los 50 mil soles mensuales y tiene 15 pagas al año.  Si no se corrige esta anomalía, la suerte de la empresa está echada.

 

Este desmadre de gastos ha sido una constante en los últimos 15 años, sobre todo desde que se puso en marcha el proyecto del PMRT en 2014 (hoy NRT), cuyos contratos dieron lugar a la firma de 22 adendas al contrató primigenio firmado con Técnicas Reunidas y de 16 con Cobra. Se estima que el costo actual de la nueva refinería estaría en torno a 7,500 millones de dólares. La financiación de esta millonaria inversión ya se traduce en el desembolso de 139 millones de dólares en 2023 en concepto de intereses sólo por los bonos emitidos y de 28 millones en 2022 (véase los EEFF 2023 -2022).

 

Toda la monserga de “máxima transparencia, buen gobierno corporativo, eficiencia”, ha sido un cuento chino, puro bla, bla, bla, de burócratas de dudosa reputación que estuvieron al mando de la empresa en los últimos tres lustros. 

 

Petroperú de hoy, es la hechura de esos personajes que fingen de analista y expertos en la materia. El descalabro de Petroperú tiene culpables, de quienes se habla poco y están pasando “piola”. Esperamos que la Contraloría General de Republica haga su trabajo y tome cartas en el asunto con celeridad.

 

Respuesta del directorio actual a la crisis

El directorio actual de Petroperú recomienda en su comunicado: “una gestión privada como la mejor opción para una sostenibilidad financiera de la empresa…”. Sinceramente, no logro entender lo que quieren decir. Aclaremos:

 

       i.          Petroperú S.A. es una empresa pública de derecho privado y se rige por la Ley General de Sociedades 26887. Sus acciones están inscritas en el Registro Público del Mercado de Valores desde el 2010, y está obligada a reportar a la Superintendencia del Mercado de Valores todos los hechos de importancia derivados del desarrollo de sus actividades.

      ii.          Toda empresa (privada o pública) que opera en un mercado de libre competencia tiene como objetivo principal maximizar ganancias (minimizar costos). Este es un principio universal del management y es de manual.  De manera que la propuesta de “gestionar” Petroperú como empresa privada para salir de la crisis, carece de sentido y no resiste ningún análisis serio, y

     iii.          Señala el comunicado: “solicitar apoyo al Estado, es inmoral”. NO. Es inmoral cobrar 30 mil soles como presidente del directorio, 50 mil como gerente general, 35 mil como gerente corporativo (mínimo 15 sueldos al año), etc. y llevar a la empresa de todos los peruanos al desastre.


 

0 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page