top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Andrés García Uribe / Transformando la Educación Pública en el Perú al 2036

La transformación para mejorar la Educación Pública es un reto y desafío en el Perú de hoy 2021 para el próximo quinquenio.


Ya el PEN 2036 traza líneas maestras y políticas de Estado a seguir próximas décadas en la Educación en el Perú, creo necesario que el actual CNE del Minedu y próximo gobierno que tengamos a partir de Julio 2021 deberá mejorar y fortalecer más el PEN 2036 a manera de tener una revisión del mismo con todos los actores del sector Educación empezando con las Familias peruanas.


Respecto a la Educación Pública, no sólo debe cambiar ésta, sino sobre todo debe cambiar quien la dirige, promueve, gestiona y anima y esa es responsabilidad del Estado peruano.


Entre la buena intención y su concreción real, media tal trecho engorroso y complicado que no sea realizado hasta ahora bien como lo exigen los padres de familia y alumnos de los colegios estatales, por ello es obligación del Estado y de la Sociedad en su conjunto cambiar de raíz lo estructural, es decir proponer un norte claro y de confianza basado en el principio de subsidiaridad, allí iniciativas tan loables y acordes a lo que requiere el país en contexto de la nueva Educación 4.0 de tecnología y digital.


En los últimos 20 años, la educación pública ha crecido en un 5% y la privada en más de 150%; aun así, todos los años se aumenta el presupuesto en educación pública sin resultados concretos. Eso tiene que cambiar y el PEN 2036 no nos dice ¿cómo hacerlo claramente?


Ya es hora de transformar dentro del MINEDU el concepto de CALIDAD que deseamos tener en los colegios de Educación Pública, la entidad del SINEACE ha fracaso por sus malas gestiones y por falta de liderazgo y coordinación con el ente rector MINEDU.


Se debe de crear una nueva institución autónoma en el MINEDU que podría llamarse “Promotora y Supervisora de Calidad en la Educación Escolar” (PROSUCAE). Su labor sería evaluar y apoyar en plazos prudentes quizás de corto, mediano y largo plazo que las condiciones mínimas de calidad en infraestructura física y digital y en términos de calidad educativa académica en los Colegios del Estado se vaya mejorando drásticamente proponiendo la creación de tres estadios de niveles de evaluación de calidad: de inicio, en proceso y de alcance de logros para darle a todos los colegios públicos las condiciones y apoyo presupuestal del Estado de mejorar sus condiciones de calidad priorizando el apoyo económico y de recursos humanos calificados de docencia para lograr los objetivos de mejora sustancial de calidad educativa en el período 2021 al 2036.


Por otro lado, las políticas de estado que se propondrían deberán de referirse a la reducción de competencias del currículum actual, precisando y fortaleciendo las competencias académicas prioritarias que deben ser garantizadas en la educación básica regular, como la lectura, escritura y pensamiento lógico matemático y el uso de medios digitales de última generación en los Colegios del Estado.


Se deberá actualizar el Proyecto Educativo Nacional (PEN) 2036 tal como hemos indicado al inicio. Se impulsará el Bachillerato Internacional (IB) en las escuelas públicas de secundaria. Se incluirá los cursos de: Pensamiento Computacional, Formación Ambiental, Educación Financiera, y Educación Alimentaria. Se complementará la educación a distancia con el Programa Nacional de Tutoría Escolar, para el cual se reclutarán universitarios y adultos que estén en condiciones de ser tutores digitales.


A su vez se debe mejorar las escuelas de formación docente ya que a la fecha solo hay escasez de maestros competentes, sino que los egresados de los institutos pedagógicos públicos no están saliendo con las competencias necesarias.


La educación inicial en el ámbito de colegios del Estado deberá ser universal hasta los 5 años incluido el concepto de guarderías infantes entre 1 a 3 años.


Por último, se deberá fortalecer el trabajo de redes de aprendizaje entre docentes de una misma zona geográfica, que permita intercambiar buenas prácticas entre ellos, buscando también como política de Estado reducir la brecha digital, impulsando por ejemplo un modelo al estilo "Netflix de Teleeducación", el cual creará contenidos curriculares correspondientes a la educación básica regular a los cuales los estudiantes puedan acceder a través de varias plataformas, a cualquier hora y en cualquier lugar y se mejorará lo logrado hasta la fecha a través de la teleeducación de “Aprendo en Casa” producto del grave período de pandemia que el país sigue viviendo este año 2021 pero con la feliz noticia que las vacunas contra el COVID-19 por fin ya están llegando al territorio peruano para de manera urgente vacunar a todos los docentes de colegios y universidades a nivel nacional.


Referencia:

El autor es Ex Presidente de la AIEC (Asociación de Instituciones Educativas Católicas) del Arzobispado de Lima. Docente en PUCP, ESAN, UPC y USIL.



71 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page