top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Armando Pillado / FUMAR es un placer

FUMAR es un placer, genial, sensual. como dice en un video Libertad Lamarque. Vengo controlando bien el impulso de fumar, ya por exactamente veinte años. Y antes en la vida, como ocho años más, en etapas.


Hace daño, es nocivo, contamina y contagia, irrespeta, todo eso. Un pacto sagrado con mi hija chiquita entonces, nada menos, que me cuidaba (y ahora fuma). Lo he respetado escrupulosamente: CERO cigarrillos, ni una pitada en toda esa eternidad. Nomás una vez encendí uno para una amiga asada que no se atrevía a pedirle un fósforo a nadie cerca, y yo lo hice por ella.


Naturalmente, lo encendí yo, mientras evocaba aquel humo embriagador que acaba por prender la llama ardiente del amor. Pero es una adicción tan fuerte que se puede torear, frenar, pero no evitar. En la polarización política electoral actual -con debates y agresiones de ida y vuelta en Facebook, Instagram, Linkedin, Tiktok, Twitter y Laptopario (como dice Sabina)-, crispado, cansado y tenso, mal dormido, me provocó como única solución mágica, incomparable y perfecta, FUMAR un cigarillo en el parque vecino.


Pero NO, está la promesa y ni modo: solícito y galante, sigo adelante sin sentir de nuevo jamás ese calor del humo embriagador.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page