top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Arturo Granados / La tercera dosis (2 de 3)

Preguntas fundamentales a la tercera dosis


Una revisión sobre la duración de la inmunidad humoral a los antígenos virales y vacunales comunes, concluye que los “estudios proporcionan un análisis cuantitativo de la memoria serológica para múltiples antígenos en sujetos seguidos longitudinalmente durante más de una década. En los casos en los que las exposiciones múltiples o las vacunaciones repetidas fueron comunes, el número de células B de memoria no se correlacionó con los títulos de anticuerpos. Este hallazgo sugiere que las células B de memoria periférica y las células plasmáticas secretoras de anticuerpos pueden representar poblaciones de células reguladas de forma independiente y pueden desempeñar diferentes funciones en el mantenimiento de la inmunidad protectora[7].


Un estudio más reciente concluye: “Nuestro conjunto de datos colectivos muestra que el SARS-CoV-2 provoca respuestas de células T de memoria ampliamente dirigidas y funcionalmente repletas, lo que sugiere que la exposición natural o la infección pueden prevenir episodios recurrentes de COVID-19 grave”[8]. Otro estudio publicado en mayo 2021, concluye “nuestros resultados indican que la infección leve con SARS-CoV-2 induce una memoria inmunitaria humoral duradera y específica de antígeno sólida en los seres humanos[9].


No obstante, enfatiza Molina, es posible que surjan variantes muy diferentes a la original que escapen de nuestras células memoria, en cuyo caso “habrá que administrar (nuevas) vacunas dirigidas frente a estas nuevas variantes”[10].


La OMS ha resaltado el 7 de octubre que “la evidencia actualmente disponible no muestra la necesidad de un uso generalizado de la vacuna de refuerzo en las poblaciones que han recibido un régimen de vacunación primaria eficaz”.


Desde la perspectiva de los estudios de efectividad, que miden lo que ocurre en la población, podemos referir el caso de Chile sobre dosis de refuerzo. Sus hallazgos: la protección contra la infección tuvo un ascenso notable a 80, 90 y 93% según el tipo de vacuna utilizada[11]. Asimismo, un reporte, aún no publicado por el Ministerio de Salud de Chile, cuyos hallazgos fueron publicitados el 24 de octubre, muestra que la incidencia respecto a internamiento en UCI pasó de 0,5 a 0 y caso de fallecimiento de 0,1 a 0. En el análisis debemos mirar los señalamientos de The Lancet y de la OMS sobre las ganancias en vidas salvadas si se compara los resultados de refuerzos respecto a la expansión de la vacunación primaria.


Dimensión ética

¿Es correcto reforzar vacunas en un escenario de restricción global donde inmensos contingentes humanos siguen expuestos a la enfermedad grave y muerte por coronavirus?


“Las dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19 es dar chalecos salvavidas a quienes ya tienen y dejar ahogarse a los demás” señaló Michael Ryan, director de emergencias de la OMS. Por su parte, el director general de ese organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha sido enfático en indicar que “la brecha entre los que tienen vacunas y los que no, no hará más que crecer si los fabricantes y los dirigentes dan prioridad a las dosis de refuerzo sobre el suministro a los países de ingresos bajos y medios. Además, ha pedido una moratoria temporal de estos refuerzos con el propósito de ayudar a trasladar suministro de vacunas a los países que “ni siquiera han podido inmunizar a sus trabajadores sanitarios y a las comunidades de riesgo”[12].


Al respecto, en la conferencia del 21 de octubre dedicada al personal de salud (sanitarios), la OMS ha puesto en la mesa unas cifras alarmantes: a nivel global 2 de cada 5 sanitarios están protegidos con dos dosis, y en África apenas 1 de cada 10[13].


Además, ha enfatizado que “un liderazgo nacional fuerte sería comprometerse plenamente con la equidad de las vacunas y la solidaridad mundial, lo que salvaría vidas y frenaría las variantes”. Vacunación primaria a los más vulnerables antes de aplicar dosis de refuerzos. Finalmente, Gordon Brown ha sido enfático en señalar que en unas partes del mundo hay vacunas de sobra y en otras partes la gente no las tiene, lo que constituye una “catástrofe moral”, ante la cual hay que contraponer un plan y una cronología humanitaria muy concreta y rápida[14].


Referncias:

[5] Médico Especialista en Inmunología, de la Universidad de Granada

[6] Ignacio J. Molina Pineda de las Infantas. theconversation.com/cuanto-nos-va-a-durar-la-inmunidad-frente-al-coronavirus-162186

[7] Duration of Humoral Immunity to Common Viral and Vaccine Antigens. Ian J. Amanna, Ph.D., Nichole E. Carlson, Ph.D., and Mark K. Slifka, Ph.D. N Engl J Med 2007;357:1903-15. Copyright © 2007 Massachusetts Medical Society.

[8] Robust T Cell Immunity in Convalescent Individuals with Asymptomatic or Mild COVID-19. Takuya Sekine, Andre´ Perez-Potti, Olga Rivera-Ballesteros, …, Hans-Gustaf Ljunggren, Soo Aleman, Marcus Buggert. Sekine et al., 2020, Cell 183, 158–168 October 1, 2020 ª 2020 The Author(s). Published by Elsevier Inc. doi.org/10.1016/j.cell.2020.08.017

[9] Turner, J.S., Kim, W., Kalaidina, E. et al. SARS-CoV-2 infection induces long-lived bone marrow plasma cells in humans. Nature 595, 421–425 (2021). doi.org/10.1038/s41586-021-03647-4

[10] Molina, Ignacio. https://theconversation.com/cuanto-nos-va-a-durar-la-inmunidad-frente-al-coronavirus-162186

[11] “Estudio sobre la efectividad de dosis de refuerzo” del Ministerio de Salud de Chile. Publicado el 7 de octubre de 2021.

[12] Conferencia de prensa, OMS, 18 de agosto 2021. who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

[13] Conferencia de prensa OMS, del 21 de octubre de 2021, Ginebra. who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

[14] Ibidem.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page