top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

César Ferradas / La (des)Educación


Uno de los aportes más grandes al progreso de las sociedades, fue sin duda, el proceso universal de la educación.


Proceso que quiso ser evitado por las elites, ya sea quemando libros o inscribiéndolos, como libros prohibidos, no sólo en el Índice de Libros Prohibidos (Index_librorum_prohibitorum) (1); sino también con prohibiciones expresas de gobiernos, mayormente autoritarios, como los de China, España, Argentina, USA, etc. En otro escrito exponemos- un breve repaso las obras prohibidas- pero alertamos que también se logra evitar el acceso a este conocimiento al traspapelarlos y “amontonarlos” relegándolos al olvido.


Sin embargo, ya el virus del conocimiento, no necesariamente conducente a la sabiduría, se había expandido como reguero de pólvora. Era necesario entonces re-definir ese medio deformando y distorsionando los contenidos; aderezados por la información basura. Como nos adelantó Hesse, (2) proyectando el presente siglo como la “Era Folletinesca”.

Así de sencillo, adecuaron los contenidos a gusto y conveniencia de los gobernantes del “Nuevo Orden” y listo. Todos a seguir las novísimas vertientes folletinescas, disfrazadas en encumbradas y digitadas investigaciones científicas “mode advocacy” para defender y apoyar con falsedades las convenientes mentiras del “status quo”.

De la falta de información hemos pasado al exceso de información. La tarea es ahora, no recopilar sino filtrar conocimientos. Recordar la frase “Sólo es nuevo lo que hemos olvidado"(3) y volver a los ancestros, los clásicos de cada temática, que nos pueden dar la pista para entender más el “Know why” (porque hacer) que encandilarnos y ejecutar -apresuradamente- sin raciocino el tan mentado y recomendado “Know How” (como hacer). Añadir, solo aquel nuevo aporte al conocimiento, que sea útil a las diferentes realidades.


Estos intentos, muchas veces bien intencionados, para mejorar la calidad de la educación en nuestro país se trata de hacer mediante “ukases” gubernamentales, que van de mal a peor. De la sartén al fuego, tratando de imponer normas impositivas a través de leyes coercitivas, que no solo atentan contra la libertad de pensamiento y expresión, sino que también ignoran derechos básicos de la sociedad.

Ejemplo al margen: nuestra SUNEDU (5), da normas que considera pertinentes (¿?) y las fiscaliza cerrando universidades al amparo de una ley universitaria que conculca la Autonomía Universitaria y la Libertad de Cátedra, elementos “sine qua non” de la academia; sin dejar que cada institución ejerza su propio albedrío y peculiar “modus faciendi”. O haciendo con la otra mano (extendida ¿?) licenciamiento de instituciones que no cumplen plenamente los requisitos exigidos, ya sea por infraestructura pendiente u otras cercanamente ligadas a quienes dirigen el engendro.


Capaz el reto sea el “sambenito” de los títulos a nombre de la nación. No vamos a discutir si es correcto o no. Que, si en España son a nombre del Rey o que en EE.UU. no lo son, y que cada institución los respalda con su asertividad y prestigio. Pero si nos gustaría repetir, lo que hemos olvidado, lo que en los años cincuenta del siglo pasado, se hizo para garantizar la enseñanza de los colegios privados. Todos los alumnos de aquel entonces, terminad el ciclo lectivo, debíamos presentarnos ante un jurado examinador, proveniente de las recién creadas Unidades Escolares (gran bastión del saber), para certificar nuestro grado de conocimiento.


Inspirado en aquella formula, podría proponerse que quien desee su “A (ó en) Nombre…” en su título, se someta a un jurado calificador “calificado” de un SUNEDU depurado- que revise, analice y dictamine sobre el valor de su Tesis de Grado- defendida en acto público. El que no lo desee, que opte por la preferencia del mercado. Por sus frutos los conoceréis.

Recordemos que el producto final de la educación es servir a la sociedad, y como ya Hesíodo (5) nos decía "La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser".


Referencias

(1) Index librorum prohibitorum. Concilio de Trento por el papa Pío IV el 24 de marzo de 1564.

(2) Hesse, Herman. El juego de los abalorios, Ensayo de biografía de Josef Knecht, 'magister ludi', Editorial‎: ‎Henry Holt and Company, ‎1943.

(3) Bertin, Rosa. la costurera de María Antonieta.

(4) SUNEDU, Superintendencia Nacional de Educación Universitaria.

(5) Hesíodo, poeta griego, VIII o VII a.C.





8 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page