top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

César Ferradas / Médicos Vademécum (1 de 2)


Un “vademécum (del latín vade, ‘anda’, ‘ven’, y mecum, ‘conmigo’) es una obra de referencia que contiene las nociones o informaciones fundamentales de una materia, ya sea científica o artística. Destacan particularmente los que utilizan los profesionales sanitarios para consultar sobre presentaciones, composiciones y las principales indicaciones de los medicamentos”. (1).


Hasta tienen su propia página de consulta que la referencian como “Su fuente de conocimiento farmacológico”, en la cual se puede encontrar de la “a” a la “Z” clasificado por, Índice de medicamentos por: Alfabético, Farmacología, Enfermedades y síntomas, Principio activo y laboratorio. Uno de los temas consultados fue: Inmunización activa para prevenir la COVID-19 causada por el virus SARS-CoV-2, que por supuesto arrojan SOLO las vacunas.


Sin embargo, por lo menos incluyen “Advertencias y precauciones Vacuna de ARNm frente a COVID-19” que omito incluir por su extensión, pero recomiendo consultar directamente de la fuente referenciada. Solo resaltaremos que “se desconoce la duración de la protección de la vacuna; existen limitaciones de la eficacia de la vacuna (las personas pueden no estar totalmente protegidas hasta 7 días después de la 2ª dosis para el concentrado para dispersión iny. o 14 días para la dispersión iny.)” y que sobre “Interacciones Vacuna de ARNm frente a COVID-19 No hay estudios. (2).


En épocas, pre tecnológicas y de escasa comunicación, fueron un instrumento muy útil, tanto para médicos como boticarios y a veces también para “curiosos” que en zonas alejadas de nuestro territorio eran titulados empíricamente por la población como “Docs”. Es que, si leídas enjundiosamente con espíritu humanitario, eran realmente útiles en la prescripción y tratamiento de las dolencias y enfermedades, por la importante información que proveían, ya mencionadas en párrafos anteriores.


Con el tiempo, y el correr de las aguas, estos vademécums fueron cambiando de contenido y editores. Convirtiendo en casi el único medio informativo de la medicina, publicados por cada laboratorio para resaltar las bondades, nunca maldades, de sus medicamentos. La difusión de los mismos, corrían a cargo de una larga pléyade de Visitadores Médicos”, cuyo único conocimiento, de la gran mayoría, es ser astutos “influenciers”, en realidad propagandistas, que armados hasta los dientes portaban en voluminosos maletines, muestras médicas gratuitas que obsequiaban a los médicos, después de una larga charla adoctrinadora de lo “Último de lo Último” que hacían en cada visita a los consultorios, con ingreso preferencial sobre los impacientes pacientes en larga cola.


Posteriormente, con la aparición de los medios de comunicación masivos, principalmente la Internet, allá por los años 96 del siglo pasado, fueron desapareciendo las visitas presenciales, pero no tanto las muestras médicas que van por “delivery”, para ser sustituidas por consultas virtuales de los médicos vademécum. Pero también, habían cambiado los contenidos, derivando las decisiones médicas hacia sus propios intereses, mayormente pecuniarios y no tanto de sanidad. Haciéndonos barruntar pensamientos negativos sobre la ciencia médica y sus adláteres.


Los viejos de aquel entonces les decían “matasanos” con ironía y buen humor. “Es que el negocio es mantener enfermos para no quedarse sin trabajo” decían. Como muchos buenos doctores afirman asertivamente que se dedican a “tratar las enfermedades y no curarlas”. El enfermo para toda la vida, esas enfermedades vitalicias, que aceptamos mansamente, porque el estar sanos ahora, y no “pepearse” seguramente puede considerarse una rara enfermedad. Ya “no tenemos”, por ejemplo, hipertensión o diabetes. “Somos” hipertensos o diabéticos. Con ese sambenito: medicación de por vida.



Referencias Básicas:

(1) Vademecum: es.wikipedia.org/wiki/Vadem%C3%A9cum

(2) Vademecum: vademecum.es/medicamentos-farmacologia


7 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page