top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

César Ferradas / Miopía Gubernamental


¿Miopía Gubernamental o Terrorismo Sanitario?


“No ayudes a quien no lo desea, pero no dejes de hacerlo cuando te lo pidan”, reza un adagio popular que con certera precisión podría aplicarse –como anillo al dedo- a nuestro actual presidente. No obstante, no se trata de apoyar a una persona en particular, sino a alguien que ejerce la más alta magistratura de la nación y por ende rige los destinos de nuestra patria.


Y no se trata tampoco de defender la -tan venida a menos- democracia peruana, sino que estamos poniendo en juego el futuro de nuestro querido país. No es necesario, por obvio, hacer un recuento de todos los bien intencionados desaciertos que ha cometido y sigue cometiendo el equipo gobernante. Tanto en el ámbito económico como en el desastroso (o intencionado) manejo de la salud. Pero no podemos cerrar los ojos ante el evidente desgobierno y escasa percepción de nuestra realidad y que parafraseando a Peter Drucker podríamos colegir que nuestro presidente, ministros, asesores y “demases” dirigentes sufren de Miopía Gubernamental. Capaz estrabismo.


Una afección que no se resuelve volteando la cara y soslayando los impostergables problemas nacionales para recibir a cambio los elogios de los advenedizos de siempre que sólo buscan lucrar con las prebendas conseguidas. Es necesaria una actitud más gallarda, inteligente y sensata para “frentear” cara a cara las vicisitudes que nos afligen cada día.


La absoluta frivolidad y falta de seriedad -para no caer en adjetivos- capaz más descriptivos, como la irresponsabilidad, corrupción y falta de empatía con nuestra población. El Perú, que no es del color rosa del grupo social que nos desgobierna se percibe como una burla, una farsa doliente por no decir macabra ante sus imperiosas y urgentes necesidades. Un terrorismo sanitario.


Puede ser de repelente sabor para la clase política, pensar en el desafuero que además podría escandalizar a más de un incauto ciudadano. Sobre todo, ahora que el gobierno de turno habla de la “gerencia tecno-política” más que de una política gerencial con “ñeque”. Nos gustaría saber cuántos “empresaurios” peruanos permitirían permanecer en el cargo de sus compañías a un gerente incapaz y de pésimo desempeño con una desaprobación -a ojo de buen cubero- del 80% del “accionariado”, (población).


Parece que no existe, sin rectificación correcta y oportuna de un golpe de timón acertado, otro camino que la vacancia -sin indemnización, impunidad y menos “CTSs”– con un gobierno de transición, que convoque a elecciones impecables, bajo la dirección del presidente del Congreso y con un decente “gabinete-puente” conformado por ciudadanos honorables y competentes que permita retomar la senda del desarrollo económico (no sólo crecimiento sino distribución equitativa) la seguridad, el orden institucional y el bienestar de la población.


Recordemos que el fundador del CAEM (ahora CAEN) general José del Carmen Marín planteó -con justa razón y prospectiva visión- que los grandes objetivos nacionales son el Bienestar y la Seguridad Nacional. Despierta, mi bien despierta, mira que ya dejas de ser Presidente.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page