top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

César Molleda / A paso forzado

No queda ninguna duda de que las decisiones que se tomen en las empresas afectadas por la actual coyuntura, deben tener como objetivo priorizar su continuidad en el mercado así sea a paso forzado, además de proteger el patrimonio del accionista y de la propia empresa. Para ello es imprescindible su reestructuración, lo cual implica: a) Reperfilar de sus pasivos; b) Reformular su modelo de negocio en función a las nuevas necesidades del mercado; c) Encontrar la nueva dimensión de la organización de acuerdo al nuevo modelo de negocio; d) Adquirir mayor eficiencia y competitividad; e) Lograr disminuir la incertidumbre de los acreedores.


Por otro lado, con la finalidad de que la reestructuración logre alcanzar los objetivos deseados se deberá:


Lograr pagar las cuotas del Programa Reactiva Perú (1) con el fin de no ser calificada de manera negativa en las centrales de riesgo y con ello cerrar las puertas a cualquier financiamiento en el sistema o elevar la tasa de interés por los créditos que pudiera obtener.


Implementar KPI´s (2) también llamados indicadores de gestión o indicadores de desempeño, permiten tomar decisiones en el momento oportuno, logrando de esta manera estabilidad y crecimiento basados en información cuantificable, ya que: “lo que no se mide, no se puede controlar ni mejorar”. Asimismo, el seguimiento de estos indicadores de gestión permitirá a la organización conocer en “tiempo real” si con la labor de los colaboradores se alcanzan los resultados esperados, además si estos reflejan su involucramiento, esfuerzo y responsabilidad.


Al asignarse un KPI a un responsable se logra que el objetivo empresarial se alcance de manera objetiva y que cada persona conozca su responsabilidad, de esta manera además se fomenta el crecimiento personal, por cuanto la empresa deberá evaluar qué requiere el trabajador para alcanzar el KPI asignado, brindándole las herramientas y capacitaciones necesarias. Desde luego, para establecer los indicadores de gestión en la organización deberá responder lo siguiente: ¿Cuál es el objetivo que desea controlar?, ¿Por qué es importante ese objetivo a controlar?, ¿Cómo se puede medir?, ¿Quién es el responsable y Porqué lo es?, ¿Cómo se sabrá que ha logrado el resultado deseado? y ¿Con qué frecuencia se revisará el progreso del indicador?


Implementar el teletrabajo y la era digital: con el transcurrir de los días y del confinamiento se ha demostrado (al menos en la mayoría de los casos) que el teletrabajo es una herramienta imprescindible para lograr mayor eficiencia en las empresas, por ello se debe “humanizar” el teletrabajo beneficiando a sus colaboradores, logrando que estos obtengan ingresos que a su vez reactiven la demanda interna. Lograr el equilibrio entre empresa y trabajador, debe ser el objetivo de esta forma de prestación. Para ello, se requiere planificar y fijar normas, como el establecimiento de turnos y horarios de trabajo, establecer un calendario que permita de manera ordenada y periódica la presencia de los colaboradores en el centro laboral. Siendo estas medidas de control y prevención muy importantes, pues lograrán que el servicio que se ofrece a los clientes no disminuya. Asimismo, no deben faltar los planes de gestión de incidencias, además de proporcionar la tecnología necesaria para que la labor de cada trabajador sea de la calidad que la empresa requiere.


Además, las empresas deberán acelerar rápidamente su ingreso a la era digital, de ser necesario a marcha forzada; en muchos de los casos será un cambio estructural en la organización; sin embargo, debemos de convencernos que en la actualidad esta es una necesidad. Deberán buscar herramientas y soluciones tecnológicas que permitan a todos los involucrados en el negocio (clientes, proveedores, colaboradores, ejecutivos, etc.) poder efectuar sus operaciones de manera no presencial, siendo esta una oportunidad única para aprovechar las ventajas que ofrecen el teletrabajo y la era digital.


Las ventajas de ambas herramientas son altas; por un lado, el teletrabajo preserva el empleo, reduce el ausentismo, mejora la calidad de vida, pues se evitan los congestionamientos y aglomeraciones del traslado, incrementa tanto la eficiencia como la relación de confianza que existe entre el trabajador y la empresa. Por otro lado, la era digital otorga seguridad y personalización a todos los involucrados en un proceso determinado. Si bien es cierto que la inversión en nuevas tecnologías es crítica, ahora se ha convertido en un modelo de subsistencia para las empresas que desean superar las crisis con éxito.


Practicar una comunicación corporativa: Es decir, una comunicación de manera organizada, debiendo ser su objetivo principal, el establecer relaciones de calidad entre la empresa y los involucrados con el negocio (colaboradores, clientes, proveedores y acreedores). La comunicación es uno de los pilares que sostiene la reestructuración, por cuanto existe una fuerte demanda de información y es importante que esta sea proporcionada de manera veraz, transparente, que transmita confianza y logre disminuir la incertidumbre. Tener presente que en la comunicación empresarial existen tres imágenes: la que se desea dar, la real y la imagen percibida, siendo una buena comunicación la que logre armonía entre las tres.


Si a la resiliencia y disrupción. ¡Gracias y éxitos¡¡¡



Referencias:

(1) El Programa Reactiva Perú creado mediante D Leg N° 1455, es un programa que otorga créditos garantizados por el Estado, para que las empresas que accedan puedan cumplir con sus obligaciones de corto plazo

(2) KPI es el acrónimo de: Key Performance Indicator, es una herramienta que se utiliza para conocer si se está logrando alcanzar las metas y objetivos


El autor es director Independiente y consultor en reestructuración y mejoramiento (incremento de eficiencia) de empresas. Especialista en temas económicos y financieros. cmolledasolis@gmail.com


18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page