top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Anderson / La Economía Divertida: Chapter 11 para dummies

(Artículo previamente publicado en el diario Gestión)


El martes pasado, LATAM—la aerolínea nacida de la fusión de LAN (Chile) y TAM (Brasil)—remeció las redacciones de los principales diarios económicos de Estados Unidos, Chile, Brasil, Perú, Colombia y Ecuador al anunciar que había iniciado un proceso de reestructuración bajo la protección de la Ley Concursal norteamericana--procedimiento conocido como Chapter 11.


De esta manera, la aerolínea reina de los cielos sudamericanos se une a una cada vez mas larga lista de empresas que buscan “protección” bajo el paraguas del Chapter 11 desde la llegada del coronavirus y su terrible impacto de disrupción sobre industrias tan diversas como hotelería, viajes en cruceros, cadenas de cine, gimnasios, tiendas por departamentos (“malls”), el sector energía y las aerolíneas, entre otros.


Nombres de amplio reconocimiento internacional como JC Penney, Neiman Marcus, Gold´s Gym, Virgin Australia, Hertz, CMX Cinemas, etc., figuran entre los cientos de empresas (560 tan solo en abril) que--agobiadas por la súbita desaparición de la demanda—por efecto del encierro obligatorio (“lockdown”) y las normas de “distanciamiento social”—se ven imposibilitadas de cumplir con sus compromisos financieros (deudas) con el grave e inminente riesgo de convertir su crisis de liquidez en mortal crisis de insolvencia.


¿Por qué las empresas acuden presurosas a cobijarse bajo el paraguas del Chapter 11? Porque—a diferencia de aquellos países donde el objetivo de la ley concursal es proteger los intereses de los acreedores, como es el caso del Perú—en el caso del Chapter 11 el objetivo primordial es “favorecer la reorganización y rehabilitación de todas aquellas empresas cuyo valor como empresas en marcha es mayor a su valor de liquidación”. Es decir, acogerse al Chapter 11 no es sinónimo de “bancarrota”.


Ciertamente, con frecuencia la historia termina en una liquidación ordenada, acordada con los acreedores, con máxima preservación y realización del valor de los activos. Pero, dependiendo de las bondades del Plan de Reestructuración, no son pocos los casos de empresas que emergen del Chapter 11 en mejor posición que cuando entraron a ella. Un ejemplo de ello es Marvel—la empresa dueña de los derechos intelectuales de Spiderman, The Avengers y Guardians of the Galaxy—que en 1996 se acogió al Chapter 11 y de la cual emergió con un nuevo Plan de Negocios con énfasis en la realización de películas de acción basadas en sus icónicos personajes, hasta ser adquirida por Disney por USD4 mil millones.


Pero no es necesario ser una empresa habitada por súper héroes para resurgir como Ave Fenix de un proceso de reestructuración concursal bajo el Chapter 11. Además de la suspensión automática (“automatic stay”)--provisión que impide que los acreedores accedan al colateral permitiéndole a las empresas retener el control de sus activos y operaciones—o la posibilidad de capitalizar deudas (mediante debt-for-equity swaps), o de negociar el descuento de las mismas, existen tres aspectos claves del procedimiento concursal que marcan la diferencia: i) la continuidad del management y de los accionistas (“debtor-in-possession” o DIP); ii) la posibilidad de atraer nuevo financiamiento y/o capital fresco mediante mecanismos preferenciales de prelación de deudas (“DIP financing”); y, iii) la posibilidad de poner en valor las perdidas operativas acumuladas (NOLs, por sus siglas en inglés).


Estas tres últimas características—notablemente ausentes en nuestros procesos concursales--hacen posible la activa participación de fondos especializados—como los hedge funds o los private equity funds—los cuales, además de financiamiento, aportan ideas y expertise a la hora de poner en marcha el Plan de Reestructuración. Los próximos dos años en particular serán especialmente difíciles para las empresas en todo el mundo. Repensar nuestros sistemas concursales es una prioridad. El Procedimiento Acelerado de Reestructuración Concursal (PARC) es un avance en la dirección correcta, pero el objetivo último debe ser salvar aquellas empresas que merecen ser salvadas.


34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page