top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Eloy Durán / Argentina: ¿No hay tutía?


Esta antigua frase aludía a la tutía (del árabe tutiya), una medicina para los ojos, y significa que no hay remedio. Con un nuevo Gobierno, ¿es tanto así?


Antecedentes


Para el 2020, el Banco Central Argentino proyecta un crecimiento de -1,6% y recientemente la OCDE ha previsto -2%. Ya, en 2019, Argentina había tenido a nivel global la tercera mayor inflación (58,3%) y la sétima mayor recesión (3,1%).


Este es el resultado de 90 años de intervencionismo y proteccionismo, que llevaron a este país a períodos críticos que limitaron su potencial. Asimismo, Argentina cerró el 2019 con un desempleo mayor a 10% y una pobreza mayor a 40%; además su déficit fiscal fue 3,9% del PBI y su endeudamiento, sumando los últimos desembolsos de octubre y diciembre, fue 90% del PBI.


Diciembre y enero: Primeras medidas económicas


Para reducir el déficit fiscal, se puso 30% de impuesto a la compra de moneda extranjera y se elevó las tasas de los impuestos a la exportación, automóviles, motos y lanchas, cheques, bienes personales y contribuciones patronales.


Para elevar el ingreso personal, se aprobó tarjeta de alimentos y asignación por hijo, así como bono para jubilados y aumento a los trabajadores privados.

Para controlar la inflación, se congeló las tarifas de servicios públicos y transporte, y medicamentos (además de bajar 8% su precio), se frenó un alza en combustibles y se elaboró una lista de precios cuidados con 310 productos.


Febrero y marzo: Crisis de la deuda y expansión del COVID-19


La deuda es insostenible, y se planteó 31 de marzo como límite para renegociarla con acreedores públicos y privados y organismos internacionales (sobre todo, el FMI). Por lo pronto, se autorizó a restructurar deuda por US$ 68,842 millones, dejando de lado US$ 44,000 millones del último tramo de desembolsos del FMI.


A este panorama, debemos sumar los primeros efectos económicos del COVID-19 (Argentina tiene 19 casos y 1 fallecido), pues ya se redujo las exportaciones a China, llegada de turistas al país y los ingresos por la venta de petróleo. Y a esto, se suman las amenazas del campo (molesto por la carga impositiva) y del real brasileño (cuya depreciación presiona al peso). En conclusión, una suma de problemas que motiva la pregunta si no hay tutía (“si no hay remedio”).



19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page