top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Fabiola Morales / Educación a la deriva


El actual ministro de Educación, Carlos Gallardo, es uno de los más polémicos miembros del gabinete ministerial; tanto por sus supuestos vínculos con el Movadef, a través del Sindicato de profesores Fenate-Perú, brazo político del sanguinario Sendero Luminoso; cuanto por las denuncias derivadas por las graves irregularidades en el Desarrollo de la Prueba Única del Concurso de Nombramiento 2021, para determinar el ingreso a los docentes a la carrera pública magisterial.


Motivos por los cuales, especialmente este último, fue interpelado en el Congreso de la República que, insatisfecho con sus respuestas, ha presentado una moción de censura contra el ministro, respaldada por cuatro bancadas con 33 firmas de los parlamentarios, la misma que se pondrá a votación en la próxima sesión plenaria.


Desde que el actual gobierno, cuyo gabinete es presidido por Mirtha Vásquez, reemplazó a través de un whatsapp a Juan Cadillo –un joven y laureado maestro- por Gallardo, el sector Educación cayó en picada, hasta que explotó la bomba de la filtración de los exámenes de los maestros, donde se encuentran implicadas -de acuerdo a la declaración de testigos protegidos- la misma hija del ministro, Ynés Gallardo, y una congresista del partido oficialista, Lucinda Vásquez.


Los documentos, según testigos que denunciaron el hecho ante la fiscal anticorrupción de San Martín, Janet Álvarez, se habrían vendido a S/ 3,000 (tres mil soles) y el dinero, lo habría recaudado la congresista directamente o través de algunos de sus colaboradores que, para tal fin, habrían viajado a esta región. Es esta denuncia, sobre todo, la que pesó en la decisión de los legisladores para respaldar la Moción de Censura, promovida por el congresista Jorge Montoya de la bancada de Renovación Popular.


Estos hechos agravan la situación de la Educación Pública peruana ad portas de prepararse para la vuelta a la “presencialidad”, después de una larga ausencia en las aulas, por motivo de la pandemia del coronavirus, tiempo durante el cual los alumnos tuvieron serias dificultades de conectividad a la internet para recibir sus clases; lo mismo que a los otros medios que intentaron paliar el problema, pero que de ninguna manera lo resolvieron y, actualmente, se cuenta con una mayoría de estudiantes que han perdido dos años académicos.


Este viernes, el Congreso anuló, en sesión plenaria y de manera urgente, la prueba de ingreso a los docentes a la carrera pública magisterial; porque es necesario poner en marcha toda la logística para una nueva, para que el año escolar 2022 cuente con los docentes que requiere para la Educación Pública primaria y secundaria de todo el país.


La suerte del ministro está echada, como seguramente de todos quienes habrían tenido que ver con estos hechos de corrupción, según refieren los testigos; pero es la situación de la Educación Pública la que preocupa, ya que al ser la “perita dulce” de este gobierno para conseguir la ideologización de los peruanos más pobres, aquellos que no tienen acceso a una educación privada, siempre va a preferir poner al frente del Ministerio de Educación y de los colegios a “propagandistas políticos”, más que a verdaderos educadores.


La educación óptima, con base a los conocimientos humanísticos, científicos y tecnológicos, es lo que levanta la condición de los pueblos. No basta poseer un país rico en recursos de la naturaleza, como el nuestro, para alcanzar el desarrollo, sino la “luz en el cerebro y la firmeza en la acción” de sus ciudadanos.


4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page