top of page
  • Foto del escritorFabiola Morales

Fabiola Morales / Vidawasi: esperanza para los niños


La situación política, económica y social del país, siempre caótica y al filo del precipicio, nos ciega ante un paisaje con muchos motivos para la esperanza. Este es el caso de Vidawasi, una “ciudadela de salud infantil” donde acuden familias de escasos recursos, con sus niños con cáncer y otras situaciones graves, buscando la ayuda de los médicos y tratamientos adecuados.


Vidawasi –situada en el Valle Sagrado de los Incas, Urubamba, Cusco– fue fundada a iniciativa del abogado trujillano, Jesús Dongo. Es una organización sin fines de lucro, con el propósito de “devolver esperanza de vida a miles de niños que requieren con urgencia servicios de Pediatría Especializada y lucha contra el cáncer”. Su objetivo, es atender a los casos con mayor necesidad económica, pero también descentralizar los servicios de salud infantil con altos estándares de calidad, por eso atiende a 8 regiones del sur.


El servicio social que realizan, apoyados por líderes de distintos sectores que valoran el trabajo que se realiza en Vidawasi, se asienta en tres pilares de atención a los pequeños pacientes: ciencia, dignidad y amor. En cuanto a la ciencia, aplicando los estándares internacionales para brindar una atención especializada y de calidad, con el respaldo de organizaciones que son reconocidas por su prestigio en la atención de la salud infantil en el mundo.


Pero la vocación humanística de Vidawasi entiende que la ciencia no es su único pilar, es por eso que se aseguran que las familias de los pequeños pacientes disfruten de los servicios y comodidades que les ofrece la Ciudadela Virgen de Vidawasi; asimismo quienes trabajan y apoyan la labor en favor de los niños reconocen que otro pilar importante es superar la indiferencia ante las tragedias de los demás, con su ayuda generosa de amor.


Estos últimos pilares de Vidawasi han estado presentes desde el inicio de su historia cuando Jesús Dongo y su pequeña hija de cinco años, Abigail, sufrieron un terrible accidente que los dejó al borde de la muerte y, sin ninguna explicación médica ni científica, pudieron salvar la vida sin quedar con ninguna secuela. Fue entonces cuando el abogado trujillano y su familia deciden dedicar gran parte de su esfuerzo y tiempo a salvar miles de vidas de los niños, fundando esta organización.


La ciudadela de salud tiene distintos edificios, áreas de apoyo particulares con altos estándares de dignidad para los niños y las familias, tales como: centro médico, centro de rehabilitación física, laboratorios, albergues familiares, plazas, áreas paisajísticas, anfiteatro, villas médicas y villas para voluntariado nacional e internacional.


La cifra de atenciones es de 25,000 niños –desde su fundación en diciembre de 2021– en las especialidades de urgencias pediátricas, nutrición, rehabilitación física, odontopediatría, psicología, telemedicina, diagnóstico precoz y laboratorio clínico. Una gran ayuda para la problemática de salud infantil que el Estado no es capaz de solucionar ni en Lima ni provincias. Cusco solo cuenta con 9 médicos por cada 10 mil habitantes, menos de la mitad para cumplir el estándar requerido por la OMS.


En la región Cusco, donde sólo existen 2 hospitales, para una población de 1 millón 400 mil habitantes, de los cuales más de 400 mil son niños, Vidawasi se propone construir este año el primer pabellón de cirugía pediátrica de alta complejidad y la primera sala UCI pediátrica en la región. A un Estado que tantas veces fracasa, se ha respondido con obras de personas de buena voluntad.



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page