top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Fernando Villarán / Perú responde al COVID (1 de 2)


Respuesta peruana a la pandemia del Covid-19


Según la base de datos internacional de la universidad de Oxford, al día 8 de agosto de 2021 el Perú mostraba la cifra de 5 973 muertes por millón de habitantes desde el inicio de la pandemia del covid-19. Esta lamentable cifra es la más alta del mundo, nos sigue Hungría con 3 108 muertes por millón. Los resultados de nuestros países vecinos son también menores, Brasil 2,649 muertes por millón, Colombia 2,406 y chile 1,884. Países más pequeños y menos desarrollados, como ecuador y Bolivia, reportan 1,801 y 1,539 muertes por millón, respectivamente.


¿Qué nos ha sucedido? ¿Cuáles son las causas que nos han conducido a esta tragedia? El presidente del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CONCYTEC), Benjamín Marticorena, se hizo estas dos preguntas, y, como cabeza de la entidad que reúne a los científicos, investigadores y académicos del país, se planteó encontrar algunas respuestas. Organizó un comité de expertos de alto nivel, multidisciplinario y plural, conformado por las siguientes personas: Sinecio López (sociólogo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos), María del Carmen Ramos (psicoanalista de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis), Pablo Bustamante (filósofo de la Pontificia Universidad Católica del Perú), Lely Solari (Médica, profesora de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas), Hugo Ñopo (economista de GRADE), Isabel Álvarez (antropóloga y empresaria del Señorío de Sulco) y el autor de la nota (ingeniero y profesor de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya), quien lo presidió.


Con el apoyo del personal técnico de CONCYTEC, y luego de dos meses y medio de trabajo, el Comité emitió el «Informe sobre las causas del elevado número de muertes por la pandemia del COVID-19 en el Perú», de fecha 20 de julio de 2021. Por razones metodológicas, las causas explicativas para esta situación fueron divididas en estructurales (anteriores a la pandemia), y coyunturales (desde la llegada de la pandemia al país).


Causas estructurales

- La extrema debilidad de la salud pública en el Perú se expresa con nitidez en el 3.16% del PBI que se le asigna, mientras que en otros países de América Latina se invierte 6% del PBI, y 10% en los países desarrollados.

- Las inconsistencias del Estado, que funciona bien para la macro economía y el mercado, con instituciones eficientes como el MEF, BCR, SBS, mientras que funciona muy mal en los servicios públicos, como educación, seguridad y salud.

- La enmarañada normatividad de la gestión estatal obstaculiza y paraliza la acción y respuesta eficiente de los funcionarios del Estado, sobre quienes recae una a priori y generalizada sospecha de corrupción que los inhibe de tomar decisiones oportunas y necesarias.

- El hacinamiento en las viviendas, la falta de servicios básicos, como electricidad, agua, desagüe, la precariedad de los ingresos, el pésimo servicio de transporte y los insalubres mercados de abastos, son inadmisibles condiciones de vida de la mayoría de la población del país, y han sido importantes factores de contagios.

- La informalidad laboral, que ha emergido como el principal problema económico y social en el Perú, abarca a 12.4 millones de personas. Ellas sobreviven sin salario adecuado, sin seguro de salud, sin jubilación, sin protección alguna. Para alimentar a sus familias se vieron obligadas a quebrar la cuarentena exponiéndose y exponiendo a otros, incluidos sus propios familiares.

- La incapacidad productiva nacional obligó al país a importar todos los insumos y equipos para hacer frente a la pandemia (medicamentos, pruebas, equipos de protección personal, oxígeno, ventiladores, vacunas, entre otros). El gobierno tardó en adquirirlos pues la demanda mundial fue excesiva, y muchos peruanos murieron sin recibir atención debido a esa falta de abastecimiento.

- Los altos niveles de desnutrición, junto con las extendidas condiciones de obesidad y diabetes, aparte de mostrar la ausencia de una política alimenticia y de salud preventiva, han contribuido significativamente a fragilizar el sistema inmunológico de la población peruana.

- La desigualdad social del Perú es una de las mayores en el mundo, y esta pandemia lo ha puesto de manifiesto. Una variable contundente es la fragilidad de la salud pública, muestra palpable de ello es la diferencia en el número de muertes entre personas que contaban con algún tipo de seguro de salud (2.8%), y entre quienes carecían de toda cobertura médica (28%).


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page