top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Fernando Cillóniz / Autopista cerrada


La construcción de la segunda calzada del tramo Pisco – Ica de la Carretera Panamericana, está terminada. Todos los vehículos –camiones, autobuses y vehículos particulares– que transitan por dicho tramo podrían hacer uso de ella, pero no. La doble vía está cerrada. El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) no autoriza su uso. Miles nos vemos forzados a transitar por la vía simple, donde la congestión vehicular es infernal.


El problema es que medio Perú transita por dicha vía. Todos los que van a Ica, Arequipa, Moquegua, Tacna, Puno, Cusco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Madre de Dios… más todos los que van por tierra a países como Chile, Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay. Millones de pasajeros y millones de toneladas de carga. ¡No hay derecho!


Aparte de la afectación a pasajeros y conductores, el daño a sectores como el turismo, agricultura, pesca artesanal, comercio, industria, etc. es tremendo. Sin mencionar el drama que viven los pacientes que tienen que circular por allí para llegar a hospitales con carácter de urgencia.


El hecho es que han transcurrido más de dos meses desde que se culminó la obra, pero el MTC… mutis. Para ellos el tiempo no tiene valor. ¿Competitividad logística? Igual da ir a 100 km / hora que a paso de tortuga. ¿Accidentes? ¡Allá los que se empotren frontalmente contra un camión! ¿Emergencias hospitalarias? Ese no es nuestro problema. Así parecen razonar los funcionarios del MTC.


Pero ahí no acaba el drama de la carretera. ¿Cuándo autorizará el MTC la construcción de obras nuevas como puentes peatonales y pasos a desnivel con paraderos, para integrar la autopista a las poblaciones cercanas? ¡Si no han sido capaces de autorizar la apertura de la doble vía, a pesar de estar operativa! Como dice la canción… pasarán más de mil años, muchos más.


Ahora bien, el Gobierno Regional de Ica también tiene vela en este entierro. La Dirección Regional de Salud (DIRESA – Ica), siguiendo el mal ejemplo del MTC, tampoco recibe –en calidad de donación– la posta de salud, totalmente equipada, que la empresa concesionaria ha construido al lado de la carretera, en el Centro Poblado Camacho – Pisco. ¡Quién entiende al Estado peruano! ¿Qué hay detrás de la inacción estatal?


¿Qué hacer? Insurgir. Rebelarnos. Protestar en alta voz. ¡Basta ya! Todo Ica –y medio país– estamos indignados frente a la inacción e indolencia del Estado. Todo Ica –y medio Perú– exigimos la apertura de la doble vía en el tramo Pisco – Ica de la Carretera Panamericana.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page