top of page
  • Germán Lench

Germán Lench / 2023 año perdido con recesión (1 de 2) 

“Se acabó el milagro económico peruano”, 2023 cerrará con la peor caída en un cuarto de siglo.

 

El Congreso presenta una moción de interpelación contra el ministro de Economía, Alex Contreras, por considerar que su gestión es un “fracaso”.

 

Al único que le falta reconocer que el Perú está en un marasmo económico duro es al ministro de Economía, todo el país se da cuenta.  Hace rato que el señor debería haberse ido.

 

Hay un número suficiente de acciones que justifican la criticable e inefectiva, gestión del señor Contreras y su equipo económico, que han traído inevitables consecuencias que se evidencia en la caída de las expectativas empresariales, de la recaudación fiscal, del crecimiento económico, de la inversión privada y pública, generando desempleo y el incremento de la pobreza.

 

El ministro me recuerda a esta frase célebre: “No he fracasado, he encontrado 10.000 soluciones que no funcionan” Thomas Alva Edison empresario.

 

El MEF con sus directores generales y de línea, han venido realizando proyecciones lejos de la realidad, que generaron desconfianza empresarial y por el contrario debió dar pronósticos que sean una guía confiable para incentivar, formular y medir la repercusión de la política económica, debido al efecto que tiene en la economía.

 

Las proyecciones del MEF han sido desacertadas, se proyectó un PBI 2023 de 3% a 3.5% apoyado por el plan Con Punche Perú, sin embargo, no tenía proyecciones claras para el cierre 2023 y cambio a 3.1% luego 2.6% bajando a 2.4% para modificarlo a 2% llegando a 1.5% y finalmente 1.1% o 0.5% según la intensidad del fenómeno de El Niño.

Las proyecciones erróneas, no ha permitido proyectar una recaudación efectiva de impuestos y aumentar en especial tributos a la riqueza y oligopolios, cobrar impuestos a los que evaden y pagan poco, más que por la reducción del gasto público. En el presupuesto para el ejercicio fiscal 2024 el MEF no ha incluido severas medidas para controlar y disminuir el gasto innecesario, el excesivo gasto corriente, no efectuó una reestructuración del gasto con rápidas reasignaciones de partidas presupuestales y eliminar los gastos improductivos de consultorías con los recortes radicales que se debe debieron efectuar.

 



Desde EFECTIVIDAT dijimos en varias ediciones, que las proyecciones de crecimiento del PBI efectuadas por el MEF eran dudosas y se iban a la baja. Terminaremos entre -0.2% o -0.6% en el PBI.

 

Es inadmisible que, durante 11 meses, el MEF haya asegurado que todo estaba bien, que creceríamos, aunque los indicadores económicos, decían lo contrario.

 

Las proyecciones del MEF elaboradas por el equipo económico actual, no se acercan a la realidad respecto de variables claves, como el tipo de cambio, la tasa de interés, etc. Pareciera que no aciertan una. Tanto es así que si se revisan las proyecciones realizadas hace solo tres meses se verá que fallaron.

 

Esto porque no puede ser, que el MEF afirme algo y no se cumpla, lo que genera desconfianza en los agentes económicos y recuperar la confianza es difícil.

 

Si el todavía el ministro de economía proyecta un crecimiento del PBI 2023 y no lo cumple, promete un déficit fiscal y no lo cumple, a pesar que los especialistas decían que estaba difícil el panorama, eso afecto la credibilidad del gobierno.

 

El Plan (Fiscal) actual es un desastre, cualquier cosa puede ser mejor que eso. Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

 

Sin embargo, debo precisar que la economía proyecta, no predice ni adivina. Esta diferencia es importante. La proyección se realiza asumiendo ciertos comportamientos esperados de las distintas variables. Esto en economía se llama supuestos. Y si alguno de los supuestos se altera, la proyección será otra. El economista primero selecciona las variables que considera claves para la proyección y luego la realiza.


 

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page