top of page
  • Germán Lench

Germán Lench / Recuperar el agro ¿y el financiamiento? (1 de 3)

Preocupa que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) haya tardado en reconocer la recesión en este año, generada también por factores exógenos como El Niño Costero, el ciclón Yaku y que ante El Niño Global, que puede hundirnos más en especial al sector agrario.


Los fenómenos climatológicos mencionados y las manifestaciones sociales le costaron al Perú S/11.900 millones, de acuerdo con el MEF. Sin embargo, las acciones que contiene Con Punche Perú y Unidos son “programas muy tímidos” para recuperar la economía y salir de la recesión, que no atraen a la inversión privada y apuesta más bien por elevar el gasto público pese a que los ingresos tributarios están cayendo y se corre el riesgo de romper la regla fiscale fijada en un déficit en - 2,4% del PBI para el 2023.


Desde el año 2020, los productores agrarios han enfrentado crisis, que los han descapitalizado. Pese a este escenario, las acciones desplegadas por el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego – MIDAGRI, resultan absolutamente insuficientes y hay demoras burocráticas en la ejecución de obras para la gestión del riesgo.

El sector se encuentra en recesión (altos niveles de desempleo, pobreza y extrema pobreza rural) la proyección del PBI agrario para el 2023 es de (- 3.7%) puntos porcentuales menos.


El agro contribuye con la alimentación de la población estimada en algo más de 33 millones de personas. Nuestra seguridad alimentaria depende del agro (agricultura familiar) cuya producción ha crecido más que el de la tasa de crecimiento poblacional y de las importaciones de alimentos.


En cuanto a la contribución del agro al acceso económico de alimentos de origen agropecuario en las zonas rurales, destaca su alta tasa de generación de empleo y su aporte al autoconsumo alimentario de los hogares del agro. La población económicamente activa ocupada-PEA en el sector agrario estaría alrededor de los 4 millones de personas equivalente al 25% del total de la PEA ocupada a nivel nacional.


Las medidas dadas por el gobierno resultan totalmente insuficientes e ineficaces para atender al sector. Las prioridades del gobierno están totalmente al revés. En un año de crisis, con serios problemas en el agro, lo que hay que hacer es invertir más y actuar de forma inmediata, capitalizando a los productores.


Se está perdiendo de vista el problema del productor, quien no cuenta con capital de trabajo (financiamiento).


Los productores necesitan crédito y refinanciamiento de sus deudas, siendo las principales variables para su otorgamiento: a) porcentaje de tierras bajo riego, b) rentabilidad de la actividad productiva, c) uso de tractor o tecnología mecanizada, d) disponibilidad de insumos que implique sostenibilidad de la producción, e) tipo de capacitación permanente, f) nivel de educación del productor, g) tamaño de la familia, entendiendo que si es mayor existirá más apoyo a la producción, h) nivel de asociación entre de los productores de la zona, entre otras más.


La variable título de propiedad de la tierra no debe ser tan relevante, dado que las entidades financieras deben entender que el negocio no es el mercado de tierras en el caso tengan que ejecutar la garantía.


Se puede concluir que para mejorar la actividad agraria de los pequeños productores se debe buscar la forma de incrementar el crédito, y en esta tarea todos los actores involucrados tienen una cuota de responsabilidad.


Por ello, AGROBANCO como representante del estado, tiene que desarrollar una estrategia para posicionarse en las zonas no atendidas o poco atendidas por la banca privada. El objetivo es llegar a aquella gente que no ha sido contactada financieramente.


Una de las acciones que no hacen las demás entidades financieras es ingresar con la lógica de la demanda del agricultor. Este tipo de agentes económicos necesita que le den un crédito que empalme con su flujo de caja. Hay cultivos que duran cuatro años y por eso no los miran.


Esta característica de la agricultura es la que AGROBANCO tiene que asumir, un riesgo para llenar esos espacios. La idea no es competir con el privado.

AGROBANCO debe cumplir un doble rol: busca ser una entidad sostenible en el tiempo que atiende a pequeños y medianos productores que no reciben ningún tipo de atención.

El desarrollo del mercado financiero en el agro requiere definir con objetividad ¿que se quiere conseguir? Es imprescindible:

1) Que el gobierno implemente una adecuada política macroeconómica y sectorial que promueva la rentabilidad del agro, que no la tiene.

2) Incentivar la participación de los agricultores, superar la segmentación de este mercado y estimular la competencia.

3) Darles la cobertura y sostenibilidad a los intermediarios financieros vía una política de garantía y seguro agrario, por ejemplo.


5 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page