top of page
  • Hans Behr

Hans Behr / Rutas Productivas: Una necesidad (I)

En muchos artículos he buscado dejar sentado lo importante que es tomar en cuenta las particularidades que los sistemas de adaptabilidad humana geográfica generan. La relación de lo ancestral cultural, con la productividad en las regiones es un tema clave que facilitaría un desarrollo y crecimiento cuasi integral. A ello se suma que somos un pais que ha visto en décadas del siglo pasado, movilizar poblaciones que ahora en la actualidad componen péndulos de comunicación económica, social, cultural coadyuvando a construir nuevos escenarios sociales y económicos que son importantes para la mirada de un país que busca crecer sistemáticamente.

 

La necesidad clara de nuestro país es fortalecer un desarrollo y crecimiento económico que permita no solo vislumbrar la solidez de un mercado interno sino también tener las herramientas suficientes para mirar hacia afuera y exportar. De tal forma, la sociedad, con la mirada rural productiva, con la necesidad de crecimiento de la agroindustria y también con el desarrollo de un circuito financiero que ayude a los empresarios populares, tendrá elementos para visionar el éxito.

 

En un contexto internacional y luego de diversos escenarios económicos y sociales vistos en el país, considero que el Estado Peruano está casi en la obligación de intervenir de manera sistémica desde sus distintos niveles orientando una reactivación que tenga en el tejido empresarial el aliado que coadyuve a concatenar procesos de desarrollo económico territorial basados en el fortalecimiento de cadenas productivas estratégicas que beneficien a corto plazo a las familias peruanas. Hay que identificar cadenas de valor a nivel de las regiones y construir un tejido de crecimiento productivo. Es una tarea de las instituciones del estado de manera articulada.

 

En los últimos años el concepto de cadenas productivas ha tomado relevancia debido a la capacidad que se genera al poder impulsar un desarrollo y crecimiento económico que permitan la competitividad entre los países. A nivel mundial se han implementado políticas nacionales que han buscado orientar estas cadenas de valor bajo estrategias que permiten a la larga el fortalecimiento de distintos sectores económicos.

 

Se necesita impulsar procesos de colaboración intersectoriales e intrasectoriales una vez identificadas las cadenas productivas que puedan generar una cadena de crecimiento desde todo el proceso productivo y que sean estratégicas en cuanto a la generación de empleo, y que avizore competitividad en el mercado nacional y mundial. En los casos como el agrícola, se entiende que hay que pensar en procesos que van desde la siembra hasta el mercado, por ejemplo; ahí se incluyen ministerios como el de Agricultura, luego el de la Producción y porque no pensar también en el del Mincetur. La colaboración y la comunicación entre los diferentes eslabones son fundamentales para garantizar la eficiencia y la calidad de todo el proceso productivo. No voy a negar que existen experiencias que buscan atender esta necesidad que expongo, pero, falta la coherencia que da una intervención consensuada y articulada. De verdad eso no hay.

 

Es urgente implementar intervenciones con enfoque de cadena de valor que incorporen en los procesos productivos nuevas herramientas tecnológicas, afinen las herramientas de gestión empresarial, programen actividades que no estén separadas de la mirada responsable con el medio ambiente; en fin, el acompañamiento en dichas intervenciones debe ser también constante  a fin de articularse con los motores iniciales de estos procesos como lo son por ejemplo las MYPE, las cooperativas y los distintos modelos asociativos empresariales que existen.

 

Promoviendo una mayor participación de las unidades de negocio en las cadenas de valor a nivel local, regional, nacional y global pienso que las oportunidades puedan generar  mejoras en la productividad, crear mayor innovación en productos; aumentar el empleo dando puestos de trabajo de mayor calidad; se debería fortalecer los eslabones de la producción hacia atrás y adelante; incluyendo, repito, a las micro y pequeñas empresas de bienes y servicios en las cadenas de valor sería una interesante apuesta; y, por ultimo no perder de vista la necesidad de fortalecer la capacidad exportadora de las empresas locales con su consiguiente inserción en cadenas globales. Propuesta global.  (ONU, 2017). Además, la inclusión de micro y pequeñas empresas en las cadenas productivas estratégicas es fundamental para su éxito; ya que éstas suelen ser los principales generadores de empleo en los países y su participación en las cadenas productivas les permite acceder a nuevos mercados y mejorar su competitividad y productividad.

 

Lo expuesto en estas líneas analiza lo importante que es la identificación de las cadenas de valor a nivel de regiones, teniendo como base todos los procesos de adaptabilidad social y cultural que ha tenido nuestro poblador en el Perú. Una cadena de producción genera empleo, fortalece las competitividades, aplaca las crisis, amortigua los conflictos. Pensar en esta estrategia país no es descabellado. Los planificadores de todo pais en el mundo saben lo importante que es definir las metas a corto, largo y mediano plazos. Queda en nosotros darle la importancia y categorizar el tiempo para esta intervención para la productividad.  La agricultura, la acuicultura, la ganadería, y más lo esperan.


 

11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page