top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Herberth Cuba / Bancos de sangre: situación y brechas

El “pico” de donación voluntaria fue el año 2020


El 9 de febrero del 2023 el Ministerio de Salud (Minsa) publicó el boletín “Situación de los bancos de sangre en el Perú (2015-2020)”, con la finalidad de dar a “conocer la distribución de los centros de hemoterapia y banco de sangre inscritos en el Registro Nacional, la evolución de la donación voluntaria, así como, establecer una línea de base de la información proporcionada por los propios centros de hemoterapia y banco de Sangre (CHBS)”. Cómo se puede apreciar, el boletín cubre un período en el que se mezclaron el denominado proceso de reforma de salud del aseguramiento mercantilista, la inestabilidad política y el primer año de la pandemia de Covid-19. En ese sentido, el boletín resalta el bajo nivel del porcentaje de donación voluntaria (4% a 5%) del 2015, en concordancia con el periodo más ideológico de la reforma del aseguramiento mercantilista, y el progresivo incremento a partir del 2016 hasta el 2019, con un promedio entre el 9% y 10%, para ascender a un pico de donación voluntaria el año 2020 de 20.8%.


El boletín también valora la importancia de la promulgación, el año 1995, de la Ley 26454 que crea el Programa Nacional de Hemoterapia y Bancos de Sangre (Pronahebas) con la finalidad de “proporcionar seguridad y oportunidad en el abastecimiento en toda la red de centros y bancos de sangre, a nivel nacional”. Este programa estableció la obligatoriedad de tamizar o detectar al 100% las “principales enfermedades con riesgo de transmisión por transfusión sanguínea en el Perú, como son la sífilis, hepatitis B (antígeno de superficie y core) hepatitis C, VIH 1-2, HTLV 1 (virus linfotrópico de células T humanas) y enfermedad de Chagas”.


Según el boletín “el Perú cuenta en la actualidad con 418 centros de hemoterapia y bancos de sangre (CHBS) inscritos en el Registro Nacional. De estos, los de tipo I son 327 (77.65%) y los de tipo II son 91 (22.4%). El sector privado posee 219 (CHBS), EsSalud 66, Las sanidades de las Fuerzas Armadas 6, la Sanidad Policial 4 y el Minsa 123 (CHBS). Existe en la norma (DS 016-2021-SA y DS 017-2022-SA) los centros de hemoterapia tipo III, pero aún se encuentran en proceso de creación y acreditación, que implicaría la creación de un centro de hemoterapia extrahospitalario Tipo III en cada departamento o región de país, incluida Lima Metropolitana. Según el director del Pronahebas, José Fuentes Rivera, están en marcha la creación de tres centros de hemoterapia extrahospitalarios macrorregionales, (Sur, Norte y Nacional) como parte de la Red Nacional, sin contar con los que ya existen en las regiones de San Martín y Loreto. Los centros extrahospitalarios Tipo III, son cruciales para asegurar la donación altruista y su respectiva fidelización de los voluntarios, para asegurar la eliminación del riesgo de contagios de los donantes debido a su visita a los hospitales para efectuar la donación, así como, para disminuir los gastos por economía de escala y para mejorar la calidad por mayor especialización de los equipos y del personal.


El boletín también resalta las estrategias realizadas durante el periodo de la pandemia de Covid-19, que como ya se ha visto, incluso, alcanzó su pico más alto, el 2020. Una primera experiencia fue la creación de los “puestos de extracción hemática ajenos a los bancos de sangre intrahospitalarios” porque estaban colapsados. Para tal fin, por un lado, se realizaron alianzas con empresas o supermercados que brindaron áreas para implementar módulos de donación de sangre en los frontis o en los estacionamientos. Según el boletín, se crearon 23 bancos de sangre tipo II, se colectaron 17, 555 unidades de sangre y se beneficiaron 52,665 pacientes. Por otro lado, se puso en funcionamiento el aplicativo HEMORED, que permite “consolidar en línea la información estadística y simplificar la entrega periódica de información a nivel local, regional y nacional,” asimismo, según el boletín, es recién a partir del “2018 en que se regula y estandariza la información estadística de la Red Nacional de Hemoterapia y Bancos de Sangre tipo I y II. (RM 268-2019/Minsa). Por tanto, es un proceso en desarrollo, que se inició solo con cuatro módulos, pero que se anuncia la puesta en marcha de nuevos módulos informáticos para mejorar la información útil, no solo científica y tecnológica, sino, de apoyo a la gestión sanitaria.


Un aspecto, que debe resaltarse es la enorme disparidad o inequidad en la “producción de hemocomponentes (paquete globular, plasma fresco congelado y plaquetas), por regiones. El boletín contrasta, por ejemplo, que “el 2017 Lima captó 203,798 paquetes globulares, mientras que Huancavelica reportó solo 425 paquetes globulares.” Según el director de Pronahebas, “para una población, como la peruana, de casi 34 millones de habitantes, se necesitaría 680,000 unidades de sangre al año, sin embargo, se procuran solo 420,000. Además, de todos aquellos que acuden a donar, casi el 40% no puede hacerlo, debido a que no reúnen los requisitos. Eso sí, hay casi 97,000 donantes voluntarios al año, que mediante adecuadas estrategias podrían incrementarse y ser “fidelizados.”


Como se puede apreciar la brecha es enorme, sobre todo, si se toma en cuenta los riesgos de las emergencias y desastres, (terremotos, huaycos, epidemias, etc.), los accidentes y otros eventos dañinos a la salud que son recurrentes en el Perú. También, ha quedado demostrada, con evidencias y cifras, no solo, las brechas, sino, también, la inequidad en la producción de componentes hemáticos, en detrimento de la oferta segura en las regiones y zonas más pobres. En ese sentido, el boletín es un primer y gran aporte. Es una contribución, que debería continuar y generalizarse en otras áreas de la salud. Asimismo, permite que los actores involucrados intervengan, con mayor financiamiento para nuevos “proyectos modulares” hasta lograr, en una primera etapa, que cada región posea un centro de hemoterapia tipo III y que se ponga en funcionamiento el de Lima Metropolitana.


Esta es una tarea de largo plazo, ajena a los vaivenes de la política partidaria, aunque, requiere la conjunción de esfuerzos de los congresistas, debido a su ligazón con sus regiones, de los gobiernos regionales y del Minsa, como ente rector del Sistema Nacional de Salud, del Ministerio de Economía y Finanzas y del gobierno en su conjunto. ¡Cuidado con los desastres y las emergencias!


0 visualizaciones0 comentarios

תגובות


bottom of page