top of page
  • Herberth Cuba

Herberth Cuba / La rabia y el enfoque Una Salud

Se unen la salud humana, la salud animal y la salud medioambiental


El encuentro entre la salud humana, la salud animal y la salud medioambiental, ha dado pie, a lo que la Organización Mundial de la Salud ha denominado One Health, o en su literal traducción “Una salud". Este enfoque ha sido definido por el grupo de trabajo de esta iniciativa “como los esfuerzos de colaboración de múltiples disciplinas que trabajan a nivel local, nacional y mundial, para lograr una salud óptima para las personas, animales y nuestro medio ambiente".


Si bien es cierto que el enfoque Una Salud nace desde las personalidades y organizaciones sin fines de lucro, como por ejemplo de los esfuerzos de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria y de la Asociación Médica Americana (EE.UU.), entre otras, la Organización Mundial de la Salud, desde el año 2008, se convirtió en un socio para su desarrollo estratégico y conceptual. En ese contexto, desde el 2009, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), crearon oficinas, que se han replicado a nivel internacional. El enfoque “Una Salud” mantiene una red científica para estudiar y preparar una respuesta ante brotes de enfermedades zoonóticas (producidas por animales) y el “flagelo” de la resistencia a antibióticos, así como, el impacto del medio ambiente en el desarrollo de las enfermedades.


Este innovador enfoque permite abordar de mejor manera las enfermedades producidas por animales, como, por ejemplo, el caso de rabia urbano que ahora ha sido diagnosticado en Arequipa y “confirmado por el Instituto Nacional de Salud (INS)". Como señala el comunicado de esa Gerencia Regional de Salud “el caso corresponde a una mujer de 54 años, que vive en el distrito de Chiguata, que fue mordida el 15 de julio por un perro desconocido y que no acudió a ningún centro de salud". Asimismo, señala el comunicado que la “paciente se encuentra internada en el Hospital Honorio Delgado Espinoza,” y que se realizan acciones en la localidad y zonas aledañas con la búsqueda de personas mordidas para la aplicación de vacunas, así como, la vacunación a los perros, aunado a la información y educación sanitaria.


El comunicado, por un lado, “exhorta a la población que ha sido mordida por un perro los últimos nueves meses a que acuda al centro de salud más cercano para su evaluación médica”, y por otro lado, “invoca a los propietarios de perros que aún no han sido vacunados, que los vacunen contra la rabia en cualquier puesto o centro de salud, que es completamente gratuita". Como se puede apreciar, la Gerencia de Salud, según el comunicado, está lejos de aplicar el enfoque conceptual de “Una Sola Salud” que es la manera de involucrar o articular a los diversos sectores públicos en los territorios o distritos, así como, a las organizaciones de las comunidades.


Esta falencia es inaceptable, si se tiene en cuenta que los sectores o ministerios de Agricultura, Salud y Medioambiente, están descentralizados y dependen, según sus competencias, del propio gobierno regional. Tampoco, la Gerencia de Salud del Gobierno Regional de Arequipa ha señalado el tipo de tratamiento que utiliza el hospital, o si posee o no inmunoglobulinas, ni cuál es su evolución, teniendo en cuenta, que la mortalidad por rabia casi es del 100%.


Según la OMS la estrategia más costo eficaz para prevenir la rabia en el ser humano es la vacunación de los perros, “porque se interviene la fuente de la infección". Al mismo tiempo, recomienda inmunizar a las personas expuestas y prevenir la exposición. También recomienda su uso para personas con ocupaciones de “alto riesgo”, como el personal de laboratorio que manipula el virus de la rabia y similares, o aquellas que tienen actividades profesionales en contacto directo con murciélagos u otros mamíferos de zonas afectadas de rabia, entre otros.


La OMS ha incluido a la rabia en la Hoja de Ruta para el Control Mundial de las Enfermedades Tropicales Desatendidas (2021-2030) con cinco puntos: el primero, el Foro “Unidos contra la Rabia”, conformados por la OMS, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El segundo, a propósito de la rabia, se puede favorecer el enfoque Una Salud. El tercero, apoya y ayuda a los países a elaborar y aplicar sus planes nacionales de eliminación de la rabia. Reforzar la vigilancia, notificar datos y supervisar los programas contra la rabia. El cuarto, elabora orientaciones técnicas y ayuda a los países a desarrollar capacidades contra la rabia. El quinto, la alianza para las Vacunas (GAVI) incluyó a las vacunas contra la rabia humana 2021-2025, debido a que, durante la pandemia, las vacunas contra la rabia, así como, contra otras enfermedades, tuvieron que interrumpirse.


Como señala el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC Perú), “en el periodo 2021-2023 se notificaron 130 casos de rabia canina, 123 en Arequipa, 6 en Puno y 01 en Cuzco. Con relación a la rabia silvestre, se han notificado 429 casos, entre las especies afectadas fueron, 384 bovinos, 21 equinos, 3 ovinos, 6 caprinos, 4 murciélagos no hematófagos, entre otros. Además, según la ONG Proa, “en el Perú hay 6 millones de perros abandonados, tan solo en Lima, hay dos millones en las calles".


Si tomamos en cuenta que, según la OMS, “el perro es la fuente de infección y el origen del contagio en el 99% de los casos de transmisión a los humanos” entonces, se impone como obligación la búsqueda activa de los perros callejeros y la vacunación canina. En ese sentido, cobra especial relevancia la Campaña de Vacunación Antirrábica Gratuita Canina (Vancan) realizada entre el 14 y el 15 de octubre del 2023, en las zonas urbanas y rurales del país, tal como fue anunciado por el Minsa, el 28 de septiembre del 2023, en que se conmemoró el Día Mundial contra la Rabia.


El enfoque Una Salud es congruente con la intervención en los determinantes económicos, sociales y culturales de la salud, con la participación social, así como, con la Atención Primaria de la Salud, denominado enfoque comunitario. La adhesión de la población, con información y educación científica, con métodos sencillos pero eficaces, asegura el éxito contra la rabia y de cualquier otra intervención social en salud. ¡Unidas la salud humana, la salud animal y la salud medioambiental!


4 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page