top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Jackeline Castañeda / Aprender a convivir con el virus (2 de 2)


Hay medidas que tensionan la gestión de la pandemia en los países con recursos dentro de Europa y si pensamos en los países pobres surge una primera interrogante ¿Cómo garantizar el lavado de manos si el 30% de la población mundial carece de este elemento y la poca agua disponible la necesitan para comer y beber?


La historia continua y en este escenario complejo, cargado de retos y esperanzas, la nueva convivencia con el virus nos presenta 8 lecciones:


1. La planificación y prevención es importante, la experiencia en previsión y preparación para tiempos de shock conocido o desconocido ayuda a controlar la pandemia y salva vidas, tal es el caso de Suiza y su Red de responsables Civiles y reservas estratégicas de bienes de consumo y de protección sanitaria; o de Singapur, que se preparó tras el episodio del SARS manteniendo un hospital equipado y sin pacientes listo para este tipo de crisis.


2. La interdependencia ha llegado para quedarse, frente a una pandemia sin formato conocido con una respuesta que exige el trabajo en Red, integrando médicos, protección civil, residencias de ancianos, escuelas, cultura, bibliotecas, partiendo de la gobernanza en Red y no de la jerarquía. El caso del Ayuntamiento de Barcelona, en pleno pico de la pandemia (marzo 2019) necesitaba 1.800 camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI), el triple de las 600 actuales entre hospitales públicos y privados, ante el aluvión de pacientes graves. En este escenario, tomó la decisión técnicamente posible y políticamente viable de ampliar hospitales (equipados con camas, oxígeno) en espacios de locales deportivos disponibles. La competencia o jerarquía pasó a segundo plano, para lograrlo se requería unidad de mando, expertos implementadores y capacidad de obtención de recursos desde Barcelona. Primando la lógica de interdependencia, con horizontalidad y capacidad para compartir recursos existentes.


3. Lo global y lo local se han encontrado, buscamos con urgencia la vacuna y modelos de contención de la pandemia con lógicas de cooperación global y trabajo en RED con un virus que se ha cebado en los más pobres y vulnerables de las ciudades, tensionando la gestión de los municipios y movilizando la cooperación entre ellos, es más fácil una teleconferencia entre los alcaldes de Barcelona, Paris, Milán y encontrar similitudes en los problemas locales, por el nivel de simultaneidad y buenas prácticas para afrontar la nueva realidad. Catalunya ha previsto instalar la telemedicina en todos los centros de atención primaria y agilizar el plan para desburocratizar la atención primaria y dotar a los médicos de familia de más capacidad diagnóstica y de acceso a pruebas médicas y puso en marcha la gestión del plan de medicación en farmacias que evitó un millón de desplazamientos al centro de salud.


4. La Coherencia y responsabilidad individual son indispensables, las conductas individuales afectan a toda la sociedad y el respeto a las normas vigentes es indispensable para evitar rebrotes, “menos aplausos, más coherencia”, el uso de mascarillas es insuficiente ante alarmantes imágenes de reuniones y aglomeraciones. La OMS ha insistido en apelar a la responsabilidad de la población. "Cada individuo tiene un papel que jugar para vencer la pandemia".


5. Economía y políticas económicas sostenibles con visión social, los líderes europeos debaten estrategias para reunir billones de euros necesarios para salir de la crisis y a la vez diseñar políticas de reconstrucción adecuadas que puedan ser comprendidas y explicadas a una sociedad cansada y con grandes expectativas. Una Bruselas fuerte debe proteger a los 27 Estados de la Unión de las presiones exteriores, sean las que sean. No estamos frente a una Estado federalista, sino ante uno que intenta salvar el Estado nación por elevación.


6. El rol y capacidad del Estado han vuelto al debate, los últimos 30 años hemos discutido las deficiencias del Estado y que el mercado es el mejor regulador de la vida social. Abruptamente llega la pandemia y todos piden que los proteja el Estado, nadie pide al mercado que lo salve. Las precariedades de años se visibilizan, la normatividad y jerarquías están en conflicto y atentan contra una respuesta rápida. Nos encontramos con la necesidad de reformas estructurales para invertir y gestionar con nuevos instrumentos para el sistema sanitario, atender la población vulnerable, proteger empleos y el sistema productivo para empezar. “Y cuidar que nadie se quede atrás”. Aquí hay razones de esperanza, pues ideas consideradas radicales hace años se están volviendo populares.


7. La adaptación y resiliencia son pilares para gestionar la incertidumbre, tomar conciencia de la crisis, aprender a gestionar el miedo y no caer en la parálisis ni en el excesivo lamento, que no conducen a nada. Hay que agudizar los sentidos, la observación, la conciencia plena y el ingenio creativo-disruptivo. “objetivo no es sólo salir de esto, sino salir reforzados”.


8. La Comunicación es el puente con los ciudadanos confinados o desescaladas. La labor de los comunicadores/as y la utilización de redes sociales con mensajes como # Quédate en casa y #Este Virus Lo Paramos Unidos, han llegado a la gente fácilmente. El rol informativo, analítico y sereno de la pandemia es importante para socializar datos más que escándalos. La Pandemia es un escándalo en sí misma. Es importante socializar y educar a la población con mensajes simples y claros para este complejo escenario. La comunicación pública es el puente y vínculo entre el Estado y la Ciudadanía.


Finalmente, la pandemia, no es una excepción en los próximos años sino un precedente al que todos tenemos que dar respuesta colaborativa, y mientras tanto, no olvidar en la nueva convivencia el eslogan de la campaña comunicacional española post confinamiento #TúNoLoVesPeroSigueAllí.


75 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page