top of page
  • Foto del escritorJackeline Castañeda

Jackeline Castañeda / Perú y PIB de la OCDE (1 de 3) 



“Crecimiento del PIB de la OCDE y su impacto en la economía peruana”

 

Al examinar el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sobre el crecimiento global del PIB[1] es evidente que la economía peruana no está exenta de los desafíos enfrentados por otros países. Con la OCDE reportando un modesto crecimiento del 0.4% en el cuarto trimestre de 2023 y una desaceleración general en el crecimiento del PIB al 1.6% para el año en comparación con el 2.9% en 2022, es necesario que el Perú evalúe sus estrategias económicas y escenarios.

 

En el año 2023, el Perú experimentó una desaceleración significativa en su crecimiento económico, con un PIB que solo aumentó un 1.6%, en marcado contraste con el 2.9% registrado en el año anterior. Este panorama se desarrolló en un contexto global de variados desempeños económicos, donde países como Costa Rica y México superaron ampliamente al Perú con tasas de crecimiento del 5.1% y 3.1% respectivamente. Mientras tanto, economías como la de Italia y Francia enfrentaron dificultades con tasas de crecimiento prácticamente nulas, lo que refleja un panorama complejo a nivel mundial.

 

Aunque el Perú puede no ser directamente comparable con el G7 o incluso otros países de la OCDE, las tendencias observadas a nivel global pueden proporcionar conocimientos valiosos. Es notable que, a pesar de las diferentes tasas de crecimiento entre los países, persisten desafíos como la disminución de las exportaciones, la reducción de la inversión y el estancamiento del consumo en diversas economías.

 

Para el Perú, este informe debería ser una alerta para reevaluar sus políticas económicas y diversificar sus fuentes de crecimiento. La dependencia de sectores tradicionales como la minería y la agricultura puede no ser suficiente para sostener la prosperidad a largo plazo, especialmente ante las incertidumbres económicas globales.

 

Una lección clave es la importancia de fomentar la innovación e invertir en sectores con alto potencial de crecimiento. Adoptar la tecnología, promover el espíritu empresarial y apoyar a las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) pueden impulsar el dinamismo económico y la resiliencia.

 

Además, el Perú debe priorizar iniciativas para mejorar la productividad y la competitividad. Esto podría implicar invertir en infraestructura, mejorar el entorno empresarial y mejorar la educación y el desarrollo de habilidades para asegurar una fuerza laboral capacitada capaz de impulsar el crecimiento en industrias emergentes.

En conclusión, si bien el panorama económico global presenta desafíos, también ofrece oportunidades para que el Perú trace un camino hacia un crecimiento sostenible e inclusivo. Aprendiendo de las experiencias de otros países e implementando reformas específicas, el Perú puede posicionarse para lograr una mayor prosperidad económica en los próximos años.


 


[1] “El crecimiento del PIB se desaceleró 1.6% en 2023 en comparación con 2.9% en 2022, en un contexto de mayor inflación subyacente” Organization for Economic Cooperation and Development

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page