top of page
  • Foto del escritorJackeline Castañeda

Jackeline Castañeda / Perspectivas Globales 2024 (1 de 2) 



“Perspectivas Económicas Globales 2024: Impacto y Oportunidades para Perú”

 

En el año 2024, la economía mundial se encuentra al borde de lo que podría convertirse en un período de cinco años con el crecimiento económico más bajo en las últimas tres décadas, según el informe más reciente del Banco Mundial sobre las Perspectivas Económicas Mundiales. En este artículo, analizaremos las perspectivas económicas mundiales presentadas en el informe más reciente del Banco Mundial y evaluaremos su impacto potencial en Perú en el año 2024, considerando los niveles sociales, políticos y de gobernabilidad.

 

El Contexto Global

El informe del Banco Mundial presenta un panorama económico global sombrío. A pesar de la fortaleza de la economía de Estados Unidos, las crecientes tensiones geopolíticas y una serie de factores han contribuido a un entorno económico incierto. A medida que nos acercamos al punto medio de la década, se prevé que el crecimiento económico mundial disminuirá del 2.6% en 2023 al 2.4% en 2024. Este descenso representa una desaceleración significativa en comparación con el promedio de la década de 2010. En consecuencia, la economía mundial está a punto de experimentar el quinto año consecutivo con el crecimiento más bajo del producto interno bruto (PIB) en las últimas tres décadas. Si bien la economía de Estados Unidos se mantiene sólida, las crecientes tensiones geopolíticas y una serie de factores han generado un entorno económico incierto. Esto tiene implicaciones significativas para los países en desarrollo, incluido Perú.

 

A nivel mundial, se pronostica que el crecimiento económico se desacelerará, pasando del 2.6% en 2023 al 2.4% en 2024. Las economías en desarrollo también se verán afectadas, con un crecimiento del 3.9%, más de un punto porcentual por debajo del promedio de la década anterior. Esto representa un desafío para Perú, ya que el país depende en gran medida de su crecimiento económico para mejorar las condiciones sociales y políticas.

 

Las perspectivas de crecimiento para las distintas regiones de mercados emergentes y economías en desarrollo están sujetas a una serie de factores tanto internacionales como internos. A continuación, se presentan las proyecciones para el crecimiento económico en diversas regiones, considerando los acontecimientos actuales y futuros.

 

Asia Oriental y el Pacífico: Se anticipa una desaceleración en el crecimiento, con una tasa proyectada del 4.5% en 2024 y del 4.4% en 2025. Esta disminución se atribuye en gran parte a la desaceleración del crecimiento en China. Para obtener información detallada, se recomienda consultar el panorama regional correspondiente.

 

Europa y Asia Central: Se espera que el crecimiento se modere, alcanzando un 2.4% en 2024, con una posterior mejora prevista para el 2025, llegando al 2.7%. Esto refleja la situación económica en estas regiones. Para obtener más detalles, se puede consultar el panorama regional correspondiente.

 

América Latina y el Caribe: Se prevé un aumento en el crecimiento económico, proyectando un 2.3% en 2024 y un 2.5% en 2025. Estas cifras indican una recuperación económica en curso en esta región.

 

Oriente Medio y Norte de África: Se espera que el crecimiento repunte significativamente hasta alcanzar el 3.5% en 2024, manteniéndose en ese nivel en 2025. Estos números reflejan la dinámica económica en esta área. Para detalles adicionales, consulte el panorama regional correspondiente.

 

Asia Meridional: Se anticipa una disminución en el crecimiento económico, con una tasa proyectada del 5.6% en 2024, seguida de un aumento al 5.9% en 2025. Estas proyecciones reflejan el contexto económico en la región. Para información más detallada, consulte el panorama regional correspondiente.

 

África Subsahariana: Se espera un repunte en el crecimiento económico, con una proyección del 3.8% en 2024. Estas cifras indican un potencial de recuperación en la región. Para obtener información adicional, se recomienda consultar el panorama regional correspondiente.

 

Es importante destacar que todas estas proyecciones están sujetas a riesgos, que incluyen la intensificación de conflictos, la volatilidad de los precios de la energía y los alimentos, la disminución de la demanda externa, el endurecimiento de las condiciones financieras y los desastres naturales relacionados con el cambio climático. Por lo tanto, es fundamental seguir monitoreando de cerca la situación económica en cada región y tomar medidas apropiadas para abordar los desafíos que puedan surgir.


 

2 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page