top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Javier Zapata / El Manco del Túnel




Historia compilada en el libro Relatos Mágicos del Perú 2

Compartida por: Luis Miguel Soto Laguerre

Chorrillos, Lima, Lima - 1993





Era el verano. Estaba en Barranco con dos amigas conversando sobre anécdotas de terror y una de ellas contó la historia del manco del túnel, el mismo que se encuentra pasando la playa la Herradura, al final de la Costa Verde. Decía que era un señor jorobado y manco que había sido el vigilante del túnel. En esa época existía mucha inseguridad ciudadana y el manco cuidaba a capa y espada el túnel de lo que pudiera hacer cualquier malhechor. Pero resulta que manco falleció y, contaba mi amiga, su alma cuidaba el túnel ante cualquier problema que pudiera ocurrir. Entonces decidimos esa misma noche visitar el túnel.


Eran como las nueve. Durante el camino hacia el túnel en mi carro comentábamos sobre lo que ocurriría si teníamos contacto con el alma de manco. ¿Cómo debiéramos actuar? Hasta que llegó el momento, estábamos a punto de ingresar el túnel. Tenía una mezcla de sentimientos, entre miedo y escepticismo. En esa época no existía iluminación interna en el túnel. A la medida que ingresábamos tenía la sensación de que alguien nos seguía.


Cuando ya nos encontrábamos en la mitad del túnel, decidí apagar el carro y sus luces, solo encendí las luces de emergencia, y los tres en coro, comenzamos a gritar:

–¡Manco ven! Te estamos esperando.


Lo hicimos una, dos y hasta tres veces. Cuando ya iba a encender el carro para continuar nuestra marcha, ocurrió lo menos pensado: un fuerte movimiento de atrás hacia adelante hizo que el carro se adelante solo, como por arte de magia. El miedo se apoderó de nosotros, el movimiento brusco seguía como si fuera un fuerte temblor. Los nervios hicieron que no pudiera encender el carro. Una fuerte luz destellante dentro del túnel avisaba que estábamos en una situación peligrosa. Finalmente, pude prender el carro y logramos salir.


Ya fuera del túnel, comentábamos que la historia era cierta y decidimos no volver a ir molestar al manco y dejar su túnel en paz. Luego de esto, escuché a unos amigos contar una versión similar y desde entonces pensamos que el mito de manco es, sin duda, una realidad.


Referencia:

Enviado por Javier Zapata Innocenzi, director de Editorial Malabares. Esta historia fue publicada en el libro Relatos Mágicos del Perú 2, de Editorial Malabares (editorialmalabares.com).



9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page