top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Jorge Arévalo / Agua y agricultura (2 de 2)

Los campesinos no somos solidarios, importa un pepino si le llega o no el agua a nuestro vecino. Háblales de la posibilidad de instalar compuertas o mejorar los sistemas de distribución del agua para que inmediatamente los campesinos, azuzados por los ideólogos de la izquierda4, crean el cuento que el agua para la agricultura se privatizará. Los depósitos de insecticidas y pesticidas y otras basuras, son vertidos a los canales y terminamos culpando a otros como los que contaminan el medio ambiente. Somos campeones de la cultura del “quita cuerpo” para así nunca asumir que contaminamos el agua y sus fuentes.

Como no contamos con módulos de riego con relación al tipo de cultivo, seguimos con la antigua práctica de los riegos por inundación. Estamos muy avanzados empíricamente haciendo que el cálculo de volumen del agua, los sectoristas y delegados de canales lo determinan al ojo. Olvidamos o no queremos hacer uso de la tecnología ignorando que existen aparatos de medición y cálculos de volumen de agua para cada cultivo y tipo de suelo.

Y volvemos al punto de partida, a nivel nacional contamos con un Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego que sigue pintado en la pared. El MIDAGRI se sub divide en programas, que no son más que feudos y cuotas para las repartijas, cuyo accionar ha logrado desaparecer cualquier tipo de vasos comunicantes, productor - Estado. Estas entidades se han convertido en agencias de empleo, que permiten pagar favores políticos y cuando no los convierten en los centros de corrupción.

En las Regiones, existen Direcciones de Agricultura con funcionarios empernados a sus sillas, sin recursos y sin autoridad. En suma, seguimos trabajando la tierra a sabiendas que No tenemos una política agraria directriz, por lo menos para unos cinco años.


En materia hídrica, a pesar de no contar con un Plan Nacional Hídrico, casi siempre la respuesta desde el Estado, en particular del MIDAGRI, son intervenciones intrascendentes y de alto costo, como aquella enfrascada en masificar las famosas Qochas sin siquiera saber para qué o que función cumplen en materia hídrica y productiva. Siendo más rigurosos se tiene que por ejemplo el PSI5 – MIDAGRI, proyecto cuyos objetivos iniciales fueron desvirtuados para terminar convertido en el espacio de la corrupción, desde los estudios hasta las licitaciones de los medianos y grandes, se dice que es el programa apetecido por autoridades del sector y funcionarios.


Las Juntas de Usuarios y comisiones de regantes, así como la ANA, no tienen liderazgo, ni autoridad ante los campesinos, cosa que deslegitima sus funciones como es la de fiscalizar. Por ejemplo, en muchas de las juntas de usuarios a sabiendas que las represas están en su límite más bajo, los productores de arroz se imponen con marchas y bloqueos y así consiguen una dotación de agua para realizar una campaña chica de arroz; lo que le pueda pasar a la represa y a otros productores no es asunto de su incumbencia.

La izquierda y las ONGs dícese progresistas, siguen haciendo mucho daño a los campesinos, alimentándoles la idea que “la asamblea manda” y tantas veces se toman acuerdos por mayoría, sin un sustento técnico. Les dicen que el dinero que se recibe del Estado, no se devuelve. Que hay que exigir préstamos con interés cero y luego movilizarse para pedir condonación de la deuda. Es hora de decirnos la verdad, callar es complicidad.

La realidad actual del agro y del campesino nos dice que, sin niveles de verdadera asociatividad, sin acompañamiento técnico de parte del Estado, desordenados en el manejo del recurso agua y, con abundante burocracia e instituciones públicas agrarias, parásitas, siempre resulta muy difícil darle sostenibilidad al abastecimiento de productos agrícolas por parte de los minifundistas cuyos resultados finales son el aumento de nuestra dependencia alimentaria, pobreza y degradación de nuestros recursos. En buen cristiano, seguiremos importando cada vez más alimentos y los perjudicados como siempre los más vulnerables.

Frente a la ineficiencia del Estado y un MIDAGRI de espaldas a la realidad, pero lleno de ineficiencia, los ideólogos zurdos y oenegeros dirán.... palmas revolucionarias camaradas.



Referencias:

El autor es un pequeño productor y Comunicador Social. Coordinador Regional de la Defensoría del Productor Agrario – Piura. (2023).


0 visualizaciones0 comentarios

ความคิดเห็น


bottom of page