top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Jorge Arévalo Y Víctor Vásquez / País de medias verdades (4 de 4)

Somos unos perfectos ignorantes políticos, porque no entendemos que la plata que administra el Alcalde, el gobernador regional y en los ministerios, es el dinero del pueblo. Lejos de cuidarla, hemos acuñado esa frase infeliz: “no importa que robe, lo interesante es que haga obras”. Qué compromiso, puede mostrar la autoridad elegida, si en campaña electoral, la gente alquila sus paredes para que hagan las pintas. Si cobran, para asistir a las marchas. Si han aprendido aprovecharse y van a los mítines de todos los grupos que compiten, porque siempre organizan rifas. Con ese comportamiento, los ciudadanos pierden toda autoridad de fiscalización convirtiéndose en cómplice pasivo de sus autoridades corruptas.


Las campañas electorales se han convertido en la mejor oportunidad para hacer crecer el odio, lo que termina orientando la decisión de los electores por un anti, sin considerar las cuestiones de fondo que puede estar planteando el adversario político. Este hecho refleja con nitidez que no existen partidos políticos en el sentido literal, lo que son partidos empresa y negocio de sus dirigentes quienes ahora son premiados con dineros públicos por millones de soles dizque entregados para fortalecerlos; bueno entonces miremos en nuestro distrito, provincia o región que hacen los llamados partidos políticos; los dineros públicos regalados solo terminan sirviendo a sus cúpulas dirigenciales.


Las autoridades nuevas, lo primero que hacen es ignorar lo que hizo o dejó programado la autoridad saliente, pues creen que con ellos empieza la historia de los pueblos. Si fuéramos capaces de mantener la misma dirección por un período de quince años, otro gallo nos cantaría, pero insistimos en el retroceso. Las autoridades electas se transforman rápidamente, lo saben todo. El hecho de ser elegidos, ¿los convierte de burros a sabios? Hablan en primera persona “No te preocupes, yo les voy a construir el puente”. “Yo tengo la plata, para el tema de la posta”. Más respeto, el dinero no sale de su bolsillo.


La relación entre los gobiernos locales, regionales y los ministerios es una relación convenida, no existe acompañamiento, pero si la gran espera, llega el expediente a Lima, y empieza a funcionar la maquinaria de la corrupción pintada de tecnicismos por parte de los funcionarios que forman parte de todo un engranaje de corrupción que van rotando de ministerio a ministerio, esta es la costra cargada de pus en el servicio público que sin razón o con razón, plantean todas las observaciones posibles y así empieza el negociado. En casi todos los casos son estos mismos tecnócratas, desde el propio ministerio, quienes te recomiendan a las consultoras, para que levanten las observaciones, que buena gente que son los funcionarios, dice el ciudadano o autoridad subnacionales, lo que no saben es que las consultoras son de su propiedad o sus testaferros o de algún exministro o autoridad, que en su momento lo incorporó a su círculo virtuoso de la corrupción.


A manera de sugerencias:

El gobierno central, y la Contraloría General tengan una verdadera estrategia que acompañen y dar los recursos para que las municipalidades tengan capacidad para contratar a equipos especializados en la elaboración de proyectos y evitamos que los mafiosos elaboren los términos de referencia, medio a través del cual, inclinan la cancha y ganan la licitación con empresas que llevan otro nombre, pero comparte las mismas oficinas.


Que el aparato del Estado, es un tipo panzón y lento es verdad, en este caso se tiene que hacer una reingeniería completa y desde nuestro modesto punto de vista se debe invertir dinero para sacar a todos los funcionarios que les falta cinco años para jubilarse. En cuatro años tendríamos un Estado más agilito y eficiente; esto no significa llenar de consultores ni ordenes de servicio inoficiosos, como hasta ahora.


Se debe prohibir, la contratación y el nombramiento de personas en las municipalidades y ministerios que no cumplan con los requisitos. Porque muchas de las autoridades nuevas, aprovechan del cargo para pagar favores políticos. Se debe sancionar el favor político. Existe la ley, pero nadie la cumple mucho menos sancionan,


Se tiene que replantear las funciones de los gobiernos regionales, de ninguna manera se les puede dejar en sus manos lo relacionado con la educación, salud y agricultura, por mencionar algunos casos.


Desde el gobierno central, la campaña de información sobre transferencia de recursos debe ser sostenida, para que la población se mantenga enterada, esto no significa seguir engorando a medios de información por presión “extorsión” política sin relevancia ni importancia en términos de lectoría; hay medios de prensa que son leídos y vistos por cuatro gatos, ¡pero beneficiados con millones y millones del presupuesto, Basta ya!



Referencias:

Los autores son miembros Directivos de la Defensoría del Productor Agrario. Documento puesto a debate y reflexión de la realidad nacional. Lima, febrero – 2023.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page