top of page
  • José Tejada

José Tejada / Asistencia técnica agrícola (1 de 2)

La asistencia técnica que organiza la pequeña agricultura


En el censo agropecuario de 2012 se reportaron 285,400 productores asistidos técnicamente en cultivos, ganadería, manejo, conservación, procesamiento, asociatividad para la producción, negocios y comercialización; de un total en ese entonces de 2’260,973 de productores agrarios censados, lo que representó un 12.62% de productores que recibieron asistencia técnica con alguno de los rubros señalados. En el III CENAGRO de 1994, la asistencia técnica alcanzaba el 11.7%.


De acuerdo con el padrón de productores del MIDAGRI, A la fecha tenemos 1’685,532 (22 jul 2013), con 9.66% con asistencia técnica. La tendencia por 3 décadas, se mantiene alrededor del 10% de productores que recibe asistencia técnica en el campo. Esto deja claro que mas de lo mismo, no tendría por qué generar cambio.


Revisaba la publicación del INIA por sus 40 años, en su página cien, señala que del total de funcionarios que tenían y superaban los 6 mil, sólo 10% correspondía al área de administración, el resto de personas dedicaban sus tareas a la investigación, transferencia tecnológica y extensión agraria, vale decir, trabajo dedicado al agricultor, hoy sabemos que los recursos del Estado se destinan en mayor proporción al gasto administrativo.


La tendencia por buscar nuevos recursos económicos a través de proyectos de inversión, para suplir el déficit en la atención de los servicios que el agricultor demanda, culmina siempre contratando mas personal administrativo, para el proyecto y para la entidad que administra o custodia el proyecto.


A ello vale la pena mencionar el número de equipos, vehículos e infraestructura que los proyectos dejan a las entidades, asumiendo que eso es fortalecimiento institucional, pero sin recursos para mantener los equipos o contratar personal técnico quien los use para dar servicios a la sociedad civil, no hay partidas presupuestales suficientes para combustibles, ni para la puesta en funcionamiento de laboratorios, oficinas, almacenes, invernaderos e infraestructura de riego dejados por los proyectos, solo queda a la suerte de que una pitonisa nos pueda decir que pasará con tantos recursos.


En mi experiencia sobre el aprovisionamiento de bienes para las entidades agrarias con cada proyecto, tuve la oportunidad de conocer que había más camionetas que funcionarios que contaban con brevete y la mayoría administrativos, además los recursos para darles mantenimiento a estos bienes siempre fueron escasos. Un día me di cuenta que la investigación y la asistencia técnica que brindaban los funcionarios, la realizaban a escasos kilómetros de la ciudad, o sea, donde casi no hay agricultores, y decidí trasladar mis trabajos de investigación a las zonas altoandinas, donde el hombre de campo jamás había visto una semilla nueva, un abono orgánico de calidad, ni acondicionadores de suelo para mejorar la retención de humedad.


No es difícil imaginar la alegría y agradecimiento que desplegaban los Usuarios que comenzaban a beneficiarse, hasta que los contubernios burocráticos y los celos de incapaces por generar desarrollo rural, acuñaron la frase que “no se puede ir tan lejos porque hasta esos lugares no puede llegar el ministro a ver los trabajos”, quisiera colocar en este momento el emoticon que se cubre la cara por tremenda aberración para el desarrollo rural, pero también en este momento quiero poner el emoticon de carcajadas porque leen esta nota varios funcionarios que se atrevieron a decirme esta frase y otros la avalaron, para ellos mis saludos de parte de los productores que si están llegando a conocer las tecnologías que por décadas se les han sido negadas, gracias al esfuerzo de personas talentosas del campo que trabajan con otras personas talentosas del agro. Las estadísticas de asistencia técnica van a crecer en pocos años gracias a la iniciativa del Usuario.


Sabemos que llegará una nueva camada de funcionarios, instruidos en gran medida por los grupos de agricultores, que, aunque pocos ahora, pero bien organizados en sistemas productivos integrales, van a poder dar el nuevo impulso que el sector rural necesita para su desarrollo, siendo que ya todos pagaron derecho de piso y el salario de quienes nunca tienen logros.



61 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page