top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / ¡Alto ahí!


Esto de atentar contra la naturaleza, es una mala costumbre que hay que desterrar. Y para hacerlo, la mejor manera es hacer un país con Calidad Total. De lo que ha sucedido frente a las playas de Lima, saquemos enseñanzas. Tomemos conciencia ambiental y conciencia de la necesaria competitividad que el mundo de hoy exige.


“Una mancha inmensa de petróleo cubre actualmente parte del mar y la costa central en Perú como consecuencia de un derrame de crudo ocurrido el sábado 15. La emergencia ambiental se registró cuando el Buque Tanque Mare Doricum, de bandera Italiana, realizaba operaciones de descarga de petróleo en las instalaciones del Terminal Multiboyas N° 2 de la Refinería La Pampilla, en manos de la empresa Repsol desde el año 1996”. (Mongabay). “Se estima que ha habido un derrame de 6000 barriles de petróleo” señaló el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez.


Estamos frente a un caso de gestión gerencial, al cual se llegó por decisiones que se tomaron antes y en el momento; sea, por ahorrar costos, por negligencia, por inexperiencia, por falta de mantenimiento, por falta de personal directa o indirectamente involucrado sin conocimientos, por no estar atentos a la operación las 24 horas de cada día que dure la operación de transbordo de un material que exige alta seguridad en su manejo, por las razones que los expertos consideren, y por las que sean, no se puede gestionar sin que los que toman decisiones, no sean conscientes de que toda inversión exige riesgo, ya que ese es el espíritu empresarial, de lograr superar los procesos necesarios para optimizar la operación que generará en su buena realización, los beneficios esperados. Por lo que se deben prever diversos escenarios, ante las decisiones que se puedan tomar, para minimizar el riesgo, conociendo que existen variables controlables que como su nombre lo dice las puedes llegar a controlar, y variables incontrolables, que no las puedes controlar y aparecen súbitamente, por lo que esos diversos escenarios se los debe dibujar, con sus planes de contingencia, ante el imprevisto que fuera a suceder.


Y así no fue, se equivocaron, y el mundo de hoy no lo permite, ahora han dañado su imagen global, que en valor de acciones debe repercutir, van a gastar en abogados, en tiempo, en energías, en pagar multas, sanciones, en arreglar el daño ambiental, en las indemnizaciones a pobladores perjudicados. Caos. Literalmente: “el que pestañea pierde” y perdieron, los errores cuestan caro.


Lección a aprender, cuando se hace algo se tiene que hacer bien, porque si lo haces mal, pierdes y además debes pagar sanciones, multas y el repudio de la población, porque se ve envuelta en la equivocación. Y hoy en día, los países van teniendo su accionar en un marco jurídico legal, que es responsabilidad de las autoridades, saber ejercerlo. Y si lo ejercieran bien, tu error te va a salir caro.


Lección también a aprender, para los que no quieren leyes,” porque eso no atrae inversiones, espanta a los capitales” (¿?). Este es un país que se respeta, esto no es el lejano oeste, para que cualquiera en nombre de la libertad (mal entendida), haga lo que quiera. Sin leyes, a quien reclamas, cómo controlas. “Que el Estado pone muchas trabas, que es engorroso y etc.”. El Estado debe ser fuerte, eficiente, eficaz, transparente y con los mejores cuadros, para hacer de la mejor manera la labor de un Estado para el servicio de la sociedad. Y el sector privado debe también hacer bien las cosas para que obtengan el beneficio por su confianza en invertir, cumpliendo con las leyes que siempre son perfectibles, pero dan el orden y el respeto con que una sociedad debe convivir.


Menudo problema que tendría Repsol si esto hubiera sucedido en Europa o USA, por citar algunos países. Una oportunidad, por tanto, para hacer cumplir las leyes, y darnos cuenta de la importancia del medio ambiente, de la ecología, del cambio climático, de hacer inversiones públicas y privadas, bien hechas, con responsabilidad. Y eso exige calidad con productividad, para ser competitivos.


Datos para tener en cuenta, y así exigirnos un Programa Peruano de Calidad y Productividad, adicional al Plan de Competitividad, que está más ligado a la infraestructura. Lo que ha sucedido con el petróleo de Repsol lo viven desde hace años las comunidades indígenas. En los últimos 25 años se registraron 1002 derrames de petróleo. Desde el 2000, se han registrado más de 470 derrames de petróleo en la Amazonía peruana afectando los ríos que son fuente de agua para las comunidades.


El informe ‘La sombra del petróleo’ evidenció que el 65% de derrames fue por corrosión de ductos y fallas operativas que han contaminado más de 2 mil territorios amazónicos. Solo el 28 % se debería a la intervención de terceros, evidenciando que la mayoría de estos derrames eran responsabilidad de las operadoras.


Los derrames petroleros son una realidad constante que enfrentan los pueblos indígenas de la Amazonía norte del Perú. La principal responsable sería la petrolera Pluspetrol Perú con el 94% de barriles derramados en ese periodo (306 derrames). Seguida de: Frontera Energy SA (114). Petroperú (111). Olymple Perú. Inc. (89). Petrobras Energías (81). Savia Perú SA (53) Pérez Companc Del Perú (47). La empresa Repsol Exploración Perú también del Grupo Repsol tiene a su cuenta 8 derrames de petróleo. Repsol y Refinería La Pampilla registran 118 infracciones ambientales por 199 UIT, según OEFA. Además, registra 12 infracciones laborales según datos de la plataforma Convoca Deep Data hasta 2020. Datos que deben hacer pensar a los directivos de la matriz de Repsol, sobre qué calidad de directivos y funcionarios tienen en el Perú. Igual, las demás empresas. Se deben mejorar los niveles de control de la calidad y productividad de las empresas, nacionales e internacionales. La mejor manera sería que las empresas públicas y privadas, se certifiquen


El derrame petrolero de Repsol en las costas de Lima ha generado indignación general, pero desde fines de diciembre a la fecha, en Loreto y Amazonas se han reportado 4 derrames y casi nadie se ha enterado siquiera. Siempre estas situaciones deben merecer urgencia nacional, y no sólo cuando la contaminación es en Lima. Si bien el derrame petrolero de Repsol será investigado por la Procuraduría especializada en materia ambiental y tomará acciones legales, les pedimos no olvidar que estos “incidentes” perjudican constantemente a miles de peruanos y el medio ambiente.


La modernización en esta economía global, requiere de la adopción de nuevos métodos de gerencia de producción y de gestión tecnológica en la empresa, así como de la capacidad de incorporación de nuevas tecnologías y de procesos en la actividad productiva, lo que significa grandes desafíos en la búsqueda de racionalización, modernidad y competitividad, para lo que son indispensables la calidad y la productividad. La calidad y la productividad representan una nueva filosofía de gestión empresarial, que pretende conducir a todos los segmentos de la empresa a una postura en favor de las mismas, a través de un compromiso de dirigentes y empleados, en todas las fases del proceso productivo, asegurando de esta manera productos y servicios eficientes, precios y disponibilidades adecuadas, totalmente orientadas a las aspiraciones del mercado.


Es necesaria una acción conjunta del sector público y privado, para desarrollar un programa intensivo de capacitación para concientizar a todas nuestras fuerzas productivas en conceptos tan necesarios como Calidad y Productividad. Tomar conciencia significará poner todas las fuerzas productivas del país en estado de Calidad Total para dar más alta productividad, de la mejor manera en el tiempo más corto posible. Hay que generar conciencia de la necesidad de ser competitivos. Optimizar el uso de nuestros recursos, hacer participar a los trabajadores en las discusiones técnicas y en los planes generales y en los beneficios de las empresas. El comportamiento humano en la organización, es hoy fuente de energía en todas las empresas competitivas. Por lo que es necesario invertir en uno de los recursos básicos en la generación de la riqueza: el capital humano. Conceptos de inversión en recursos humanos deben ser considerados en nuevos conceptos de contabilidad social, indispensables para enfrentar los desafíos de competitividad, que nos exige un país con altos niveles de pobreza y miseria.


Resulta igualmente necesario, dirigir no sólo con un objetivo económico que es la base de la continuidad de las empresas, sino también con un objetivo social que permita el desarrollo humano de sus componentes (crecimiento de la organización a través del crecimiento de las personas). Es necesario dirigir no sólo cumpliendo las funciones básicas de la administración: planificación, organización, dirección, coordinación y control, sino también utilizando las habilidades de liderazgo, motivación, desarrollo de creatividad, reconocimiento, delegación, comunicación, solución de problemas y toma de decisiones.


Para que toda esta revolución cultural empresarial funcione y eleve el nivel de calidad de vida de nuestra población, es fundamental la capacitación empresarial en todos sus niveles. Ir por los Caminos para la Calidad Total, exige tener una Visión Estratégica (Principios), una Declaración de la Misión (Creencias-valores Culturales, según el territorio), para que con equipos de trabajo, por el lado de la calidad: Movilización para la calidad- Sensibilización y educación para la calidad- Entrenamiento en técnicas y herramientas, y por el lado de la productividad: Sistematización de los procesos-Indicadores de desempeño y calidad-Certificación.


Importancia de la certificación, para que cuando se compre el producto o servicio, funcione de acuerdo como nos lo prometió el productor. Sirve para orientar a un patrón u organizador de las rutinas de trabajo; mejorar las condiciones para acompañar y controlar los procesos productivos, auxiliar a funcionarios a tener más disciplina en la realización de tareas dentro y fuera de su local de trabajo.


Con ello, lograremos clientes más satisfechos y una empresa más productiva y competitiva. Ser considerados como proveedores que están en condiciones de hacer productos y servicios con la calidad prometida.


La calidad y los recursos humanos se obtienen educando con el ejemplo, haciendo entender por procesos productivos propios de la empresa, a los componentes de las organizaciones, los principios, fundamentos, conceptos importantes y responsabilidades de cada tarea, así como entrenando por servicios externos especializados si fuera el caso, como generalmente ocurre, el desarrollo de las habilidades profesionales y personales de los individuos.


El logro de la certificación, genera mejora de las comunicaciones internas, construcción de la memoria técnica, mejora en los procesos, aumento de la productividad, mayor competitividad, mejora de la imagen de la empresa, mayor confianza de sus clientes, reducción de los costos, reconocimiento nacional e internacional y uniformidad de los procesos.


Los grandes resultados y las grandes conquistas, jamás serán conseguidos a través de grandes esfuerzos de pocas personas. Los grandes resultados y las grandes conquistas sólo serán conseguidos a través de pequeños esfuerzos de todas las personas. Esta idea es base para el desarrollo de la calidad total. El concepto fundamental de la gestión participativa.


Hagámoslo realidad. Seamos competitivos, elevando nuestra calidad y productividad.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page