top of page
  • Foto del escritorJuan de Dios Guevara

Juan de Dios Guevara / Así no juega Perú (1 de 2) 



¿Qué hacemos, ante la realidad que estamos viviendo?

 

Veamos según las últimas encuestas, del IEP e IPSOS y otras fuentes:

 

7 de cada 10 encuestados, consideran que la situación económica actual del país es peor que hace doce meses y solo el 10% cree que mejorará en un año.

 

7 de cada 10 encuestados indicaron que no les alcanza el ingreso total de su hogar. Un 34% dice que no les alcanza y tiene grandes dificultades, sobre todo en el área rural, en los NSE D y E y fuera de Lima Metropolitana.

 

6 de cada 10 jóvenes, quieren irse del Perú, en búsqueda de nuevos horizontes. El éxodo es notorio, y nuestro futuro se vuelve incierto.

 

La anemia infantil aumentó en 20 de 25 regiones desde el 2019, la tasa aumentó de 40,1% a 43,1%.

 

La prevalencia de la anemia en mujeres en edad fértil (15 a 49 años) ha incrementado a nivel nacional de 20.6% a 22.7%, en 2023 (ENDES 2023).

 

El patrimonio de familias peruanas sigue migrando a Miami. Riqueza fluye hacia plazas como Florida en busca de privacidad y por la inseguridad que hay en países de la región, incluido Perú. El dinero busca refugio, protegerse, afirma funcionario internacional del Grupo Credicorp.

 

La presidente del Perú, país en que se dan estas cifras, tiene varias denuncias constitucionales, con solo un 5% de aprobación de su gestión, su puntuación más baja desde que asumió la presidencia, con un incremento significativo de su desaprobación en la macro zona de Lima Metropolitana, entre enero y mayo de 2024.

 

La misma presidente dice que aumento de la pobreza “es una preocupación” y culpa a la inestabilidad del país, cómo si ella no fuera la culpable de la misma, y que la agenda del país por casi tres meses sea el Rolexgate, cómo lo ha bautizado la prensa internacional, deteriorando aún más nuestra imagen internacional y menoscabando el trabajo frontal contra la pobreza y el hambre que debería ser nuestra agenda nacional.

 

El Congreso del Perú, a su vez, cuenta con sólo 6% de aprobación, con 67 congresistas en la Fiscalía, que juntos acumulan 729 delitos, sin contar las de sus organizaciones políticas que los han llevado al poder. Fuerza Popular y Podemos Perú son las bancadas con más denuncias por corrupción. De acuerdo a la información de la Fiscalía, solo las bancadas de FP y PP suman 131 investigaciones que se reparten en 14 parlamentarios.

 

Ese mismo Congreso en vez de estar trabajando por el Perú, está dedicado a cambiar los artículos de la C93, para buscar su impunidad y su permanencia en el poder, acompañados de cada vez mayores gollorías, además de dictar medidas populistas que, respaldados por su Tribunal Constitucional, les está permitiendo generar gastos, que atentan contra el equilibrio fiscal.

 

Podemos seguir, con numerosos indicadores, que nos demuestran claramente, de que no estamos caminando bien, por lo que cuando todo esto sucede y más, y “acá no pasa nada”, es porque como sociedad hemos fallado, y debemos tomar medidas correctivas, porque no puede ser que unas minorías capturen el Gobierno y el Congreso, y hagan lo que quieran sin ninguna consecuencia política, ni legal.

 

Lo que diga la opinión pública no es de su interés y se sienten protegidos con la captura del Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo, queriendo tomar también la Junta Nacional de Justicia y el Poder Electoral, para lograr su total impunidad y permanencia en el poder. Qué importa la imagen que damos al mundo, y las llamadas de atención de los organismos internacionales que somos parte. No les interesa, que con esta mala imagen se está repeliendo al capital, al inversionista, al que genera empleo.

 

Los que perdieron las elecciones en la segunda vuelta y acusaban a Dina Boluarte como filo terrorista, hoy, son sus aliados y no quieren sacarla, por mantenerse en el poder y manejar las riendas del mismo, demostrando que ambas gestiones han sido malas, tanto en el tiempo que duró la de Castillo, cómo ahora la gestión de Boluarte que, por mantenerse en el poder, cambió de giro y permitió que los que perdieron en la segunda vuelta, ahora gobiernen.

 

Y no es de extrañar, recuerdo haber escrito “Que nuestro voto sea bien pensado” luego de la primera vuelta, en donde expresaba mi deseo de que no continuáramos con el proceso electoral, porque está mal hecho, y no nos iba a ir bien con las dos opciones, por tener ambas, problemas con la justicia y por no ser unos buenos gestores, tal como lo estábamos viendo en los gobiernos locales y provinciales que manejaban.

 

“Se conoce que Perú Libre administra 34 municipios a nivel nacional. 29 distritales y 5 provinciales. Los municipios se encuentran en 2 regiones (Cusco y Junín). Fuerza Popular administra 49 municipios a nivel nacional. 46 distritales y 3 provinciales. Se encuentran en 11 regiones” En la mayoría de los municipios que administraban ejecutaron menos del 65% de su presupuesto.

 

“Por lo que se ve, ambos están resultando ser malos gestores, malos administradores. Fuerza Popular con 15 municipios más que Perú Libre, ha tenido una ejecución muy similar. Por tanto, los candidatos, nos deben explicar, cuáles van a ser las correcciones que van a implementar, y exigirles su fiel cumplimiento, porque si seguimos así, vamos a tener estas oscilaciones del modelo o camino económico cada 5 años, con una población cada vez más insatisfecha”.

 

Las dos opciones se sabían que eran malas, ahora han hecho su alianza por un pacto por la impunidad, y aquí están los resultados, tan malos como ya se preveía. Piensen todos. ¿No sería mejor revisar el sistema electoral y político en el Perú?


 

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page