top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / Cuidado. Miremos adónde vamos (1 de 3)


António Guterres, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, pide una acción climática para las personas y el planeta, para evitar que la crisis climática se convierta en una catástrofe permanente. Por ello, debemos limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.


Los nuevos planes nacionales deben reducir la contaminación global por gases de efecto invernadero en al menos un 45 % para 2030 El cambio climático representa un riesgo de inversión. Por eso, pide a todos los bancos de desarrollos multilaterales y nacionales que, antes de la COP26, adopten políticas claras para financiar la recuperación de la COVID 19.


Paralelamente, en reciente reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), denominada el “Retorno al camino del desarrollo económico tras la pandemia”, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Mauricio Claver-Carone afirmó que Latinoamérica y el Caribe enfrentaron en 2020 el peor declive de su economía en 200 años, desde 1821. La pandemia, ha afectado a la región de forma “desproporcionada”.


La COVID19 ha golpeado a América Latina y el Caribe, como en ningún otro lugar del mundo. América Latina representa el 8% de la población mundial, pero tiene el 28% de las víctimas mortales del COVID 19 a nivel mundial. Latinoamérica ha reportado alrededor de 850.000 muertes en una tasa de mortalidad que es 3,5 veces el promedio mundial. 39 millones de personas han perdido sus trabajos de tiempo completo y otros 44 millones han caído en la pobreza.


Adicional a la pandemia en 2020, en Centroamérica se sumó la “peor” temporada de huracanes del Atlántico “en 50 años”, lo que está generando un éxodo migratorio. La vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, advierte que la corrupción, la crisis climática y la falta de oportunidades en los países de América Latina motivan esta migración.


La caída en la recaudación tributaria fue el principal factor detrás de la contracción en los ingresos públicos Los ingresos tributarios cayeron 0,5% en la región, mientras que el gasto de los gobiernos centrales y la deuda pública subieron a 24,7% y a 56,3% del PBI respectivamente, en el 2020.


El promedio del impuesto a la renta en América Latina y el Caribe (25 países) es de 6.3%, y la de los países de la OCDE es 11.5% en porcentajes del PBI. Por lo que será un gran desafío, el atender la emergencia sanitaria por el Covid-19, en donde además lamentablemente los países de la región, compiten por las escasas vacunas disponibles. Por ello, la CEPAL aboga por un impuesto a la riqueza en la región, y el FMI se declara a favor de un mínimo global para el impuesto a la renta empresarial.



11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page