top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / Decisiones (1 de 2)


¿Qué pasaría si el Presidente Castillo, no reduce la pobreza, al fin de su mandato? Sin lugar a dudas, le haría un grave problema al Perú, le restaría enormes posibilidades a su opción política hacia futuro, y pasaría a ser un presidente mal recordado en nuestra historia nacional.


Cómo no quiero que eso le pase al país querido, que me vio nacer, ni tampoco lo quieren todos los peruanos, incluso los de su opción política, le paso la voz, que hoy la especie humana vive en un mundo interconectado, en una economía global, con una velocidad de cambios, en esta época de la economía del conocimiento, que avizora cambios sustanciales en el modo de vivir, que si no nos damos cuenta, y no tomamos las medidas del caso, vamos a quedar bien rezagados en los índices de competitividad global, y sobre todo en los índices de felicidad.


Ante ello, por mis largos años de Economista, formado en el Perú y en el extranjero, cómo ejercido de mi profesión en todo el ámbito nacional y en varios países iberoamericanos, me permito informarle, que hay dos maneras de gobernar en el mundo de hoy. Olvídese de derecha, centro, izquierda. Se lo digo con toda firmeza: “o se gobierna para atraer capitales, o se gobierna para lo contrario”.


¿Y por qué esa disyuntiva? Porque sin inversión, no hay crecimiento económico, y si no se crece económicamente, no es posible reducir la pobreza. Así de simple. Hacer lo contrario, es ser contrarrevolucionario. Contradictorio por tanto, que un grupo político de izquierda que se autodenomina revolucionario, vaya a resultar lo contrario. Reflexionen.


Esta información de atraer capitales, o espantarlos, es también para las fuerzas de oposición, que con su negacionismo, todavía no digieren el resultado electoral, y sólo piden vacancia, golpe. Todo un absurdo democrático, generando un ruido político, sin destino viable. Súmense a construir. El Perú es de todos. Reflexionen.


Y para los golpistas, para que lo tengan presente. En mis años jóvenes, viajaba como aventurero para explorar, observar y conocer. Así fue que, llegando a Santiago de Chile, fui alojado gentilmente por mi primo que estudiaba su maestría en ciencias sociales, Gonzalo Portocarrero Maisch (+), Premio Nacional de Cultura, y pude observar a todas las fuerzas de la oposición que no querían a Allende. Vimos como el Partido Nacional con una huelga de transportistas, bloqueaban con sus camiones, la entrada a la ciudad, intentando desabastecer de alimentos a Santiago. Sufrimos también los apagones, por la voladura de las torres eléctricas, hasta que el 11 de setiembre, golpe de Pinochet, y ganaron los golpistas, con un montón de muertos y atraso socioeconómico.


Pregunto, ¿eso es lo que quieren en el Perú?, ¿creen que los “golpeados” van a aplaudir el golpe o van a luchar contra él? ¿Cuántos años le costó a Chile recuperarse de su Golpe, para llegar a un nivel de “supuesta prosperidad”, para luego volver después de un relativo breve tiempo a una Asamblea Constituyente?


Piensen todos. No sería mejor revisar el sistema electoral y político en el Perú. ¿Cómo es posible que se haya permitido presentarse 142 candidatos con problemas con la justicia, pertenecientes a todas las organizaciones políticas, en mayor o menor medida?, ¿cómo es posible que vayan a la segunda vuelta, dos opciones políticas que sumadas en la primera vuelta, no llegaban al 20% de los votos? Sólo 1 de cada 5 peruanos votó por los dos candidatos de la segunda vuelta. ¿Dónde están en nuestro país, los partidos políticos, bien organizados, que sepan lo que hay que hacer, y desde el primer día que asumen el poder, lo ejerzan, con autoridad moral, porque su pasado no los condena?


Por lo tanto, lo primero que debemos hacer, es aprender a vivir en democracia. Y eso significa, que todos los ciudadanos sin excepción, seamos participativos. Queremos integridad e identidad nacional para construir una República con ciudadanos.


6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page