top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / Qué decepción (1 de 3)


Haciendo un poco de memoria, recordemos que las elecciones del 2021 se caracterizaron por la pobreza de los candidatos, y sus respectivos partidos políticos. Al menos 142 candidatos al Congreso y también a la presidencia, tenían investigaciones en curso, en sus distintas etapas, por presuntos actos de corrupción. De los 142 candidatos con investigaciones, seis eran aspirantes a la presidencia y dos postulaban a las vicepresidencias.


Cuarenta de los otros 134 investigados por corrupción, postularon con el número 1 al Congreso de la República, y varios de ellos han sido elegidos Ninguno de los 19 partidos que participaron en ese proceso electoral, se salvó. Unos más que otros, pero todos, tenían por lo menos uno con problemas pendientes con la ley, revelando la pobreza de nuestra clase política.


También es bueno recordar que tuvimos candidatos que ni siquiera sabían que lo eran, y ni conocían la región por la que postulaban, y lo peor aún, ni siquiera sabían adónde quedaba dicha región. Toda una improvisación y una falta de respeto a todos los peruanos, por lo que hubo un ausentismo de más de 7 millones de peruanos que no fueron a votar, los cuales casi duplicaban a la suma de los votos de los dos qué pasaron a la segunda vuelta.


Igualmente, debemos recordar que los cerca de 3 millones de peruanos que votaron en blanco o viciado, también superaban por amplia ventaja al ganador y a la segunda de la primera vuelta electoral, y a la suma de varios candidatos. Esto quiere decir que un poco más del 80%, casi 9 de cada 10, no votaron por los dos que fueron a la segunda vuelta. Lo que, traducido en forma simple, es que la gran mayoría de los peruanos, no los querían, y siguen no queriéndolos, pero ellos parecieran no darse por enterados, ni siquiera quieren recordar cómo fue el proceso electoral que los llevó al poder y por eso siguen atornillados al cargo, sin escuchar al Perú.


Es el pésimo sistema electoral que tenemos, sin ningún tipo de filtros, ni mínimos. Que los ausentes, que los votos blancos y viciados, superen en número a los que van a la segunda vuelta, debe ser motivo suficiente de viciar unas elecciones. Más aún si se tuvo candidatos con pendientes con la ley, - algunos elegidos-, que el elector no conocía, porque creía que los habían seleccionado previamente para poder participar. Y si lo conocía, a pesar de las multas por no votar, no votaron, porque consideraron una burla las elecciones generales del 2021. Más de 7 millones no fueron a votar, y repito, los 7 millones, casi duplicaban a la suma de los votos de los dos qué pasaron a la segunda vuelta.


Pero este es nuestro sistema electoral, que ya deberían cambiarlo, pero no lo han hecho, ni creo que lo hagan. Este sistema electoral, nos ha llevado a que nos gobiernen dos minorías de los dos extremos de la izquierda y la derecha.


Que como la gran mayoría conoce, los extremos son malos y ahora tenemos las graves consecuencias para el país, de que unas minorías gobiernen a una gran mayoría que no los quiso el 11 de abril del 2021, y por las encuestas se refleja que siguen sin quererlos, y lo peor que por no querer escuchar a la mayoría, cada vez se les quiere menos, y con su deseo de aferrarse al poder, incrementarán la crisis que hace 19 meses estamos viviendo. No quieren escuchar, que la gran mayoría de los peruanos, por no haberle traído beneficios, sino solo problemas el tener que convivir con estos dos extremos, quieren resolver el contrato. Quiere que se vayan todos. Así de simple.


4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page