top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / Qué decepción (3 de 3)


Resumiendo, el informe preliminar: 1. Abuso en el uso de armas letales 2. Exterminio extrajudicial 3. Uso excesivo y no justificado de la fuerza por la policía 4. Discriminación en contra poblaciones nativas y campesinos 5. Ausencia de investigaciones por parte del Estado.


Lo que va significar todo este despropósito, en la que además de lo anterior, “Perú ya no es considerada una democracia” según informe de The Economist, tal como lo resalta nada menos, la AmCham Perú (la Cámara de Comercio Americana en el Perú; -lectura obligada para todo inversionista-), en su última publicación, y que por lo visto en el cierre de la legislatura todo lo negativo para el país, se va incrementar con la necedad de negar el adelanto de las elecciones este año. Difícil de pronosticar, lo que se nos viene.


La economía que creció 2.68% por debajo de las expectativas del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) que proyectaba un crecimiento entre 2.7 % hasta 3 % al cierre del año pasado, muestra para este 2023 un proceso de desaceleración económica, que nos puede llevar a una severa recesión, con el consiguiente incremento de las protestas sociales, y como respuesta, si seguimos como hasta ahora, mayor represión. Un círculo vicioso sin fin.


Consecuencia, nadie gana, todos perjudicados, por esta limitada capacidad de estas minorías. Una izquierda que no tiene nada que mostrar, porque fracasó con su lucha armada en los 80´s y ahora, desperdiciando su gran oportunidad, con una desastrosa gestión, manchada por la corrupción. Y una derecha necia, corrupta en varios gobiernos, siempre de espaldas a la realidad nacional, egoísta con poca inteligencia, que, en vez de integrar, convocar, para así tener una economía en permanente crecimiento, que los favorecería, cree equivocadamente, que los que protestan son unos resentidos sociales, que el Estado debe desaparecer y ellos así, con su poder económico, dominar al Perú para su favor.


Una derecha, con una lideresa, que luego de tres derrotas electorales consecutivas, con sus declaraciones, demuestra que no aprende y que su cuarta derrota si se volviera a presentar, quiere asegurar desde ya. ¿Qué tiene que decirle a un presidente elegido por voto popular, de un país amigo históricamente, vecino, socio comercial, bilateral y multilateralmente, de “que no meta su nariz roja” ? Realmente, lleva la política a niveles de pelea de callejón. No hace docencia política. No tiene talla de estadista.


Y esto es lo que tenemos que soportar, pero no sé hasta cuándo. Entre estas dos minorías que no nos sirven para nada, nos encontramos. Con un entorno así, estaremos cada vez más aislados, alejados del interés de los inversionistas, nacionales y extranjeros, porque a nadie le atrae invertir en un país, que como resalta The Economist, “el puntaje peruano en la categoría de cultura política es uno de los más bajos de la región, lo que refleja una sociedad polarizada y una alta tolerancia frente a las reglas militares”.


Esto no es democracia. Difícil de entender la presencia de militares en la vida política nacional. Por su esencia, ellos están acostumbrados a recibir y dar órdenes. Ahora, desde el Congreso nos quieren imponer la agenda que ellos consideran. Ya hemos visto sorprendidos cuando el actual Ministro del Interior, declaró que él se enteró por televisión, cuando las fuerzas del orden entraban derribando la puerta de la Decana de América, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La democracia en el Perú que tanto nos ha costado intentar construirla, ya no lo es. Qué decepción.


Cuidado, esto puede acabar muy mal. Los peruanos, que no se consideren entre estos dos extremos, deben organizarse para construir una alternativa válida electoral, porque la gran mayoría quiere paz y desarrollo sostenido en armonía. Y a estas minorías que tanto daño le están haciendo al Perú, recordarles los resultados electorales de la primera vuelta del 2021, para que se den cuenta, que no tienen ninguna mayoría que los respalde. No se les quiere. Han resultado una gran decepción.


2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page