top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan Escobar / Presupuesto y política agraria (1 de 3)

Presupuesto y política agraria, ¿van en la misma dirección?

En época universitaria, era común que se expresara el siguiente concepto en el curso de Economía Política: “la política es la expresión concentrada de la economía”. Es decir, podrán formularse propuestas o proyectos, pero el rumbo de la ejecución presupuestaria expresará lo que realmente se hace, de ahí la importancia de analizar, en lo particular, el presupuesto de cada institución para ver si existe alineamiento o no con lo que se pregona.


En esta línea es importante saber: i) cómo se estructura el presupuesto del sector agrario, ii) cómo se ha venido ejecutando en un periodo determinado, y iii) cuáles son los resultados que se logran, particularmente en el MIDAGRI.


En un primer momento, las instituciones públicas formulan sus presupuestos preliminares (mayo), luego es presentado para un primer filtro analítico al MEF, y finalmente es revisado y aprobado por el Congreso de la República durante el mes de noviembre de cada año. De esta manera, nace el primer presupuesto denominado de apertura (PIA), a través del cual cada institución pública ha estructurado y negociado su presupuesto de forma bilateral con el MEF. Es en este momento cuando se inicia la atomización institucional en el sector agrario, lo cual lleva al MIDAGRI a perder su rol rector, como consecuencia de que cada gobierno regional y local estructura su presupuesto agrario bajo su propio enfoque y estrategia sin opinión ni conocimiento del ministerio


Cuando un ministro anuncia una política específica como Desarrollo Territorial o Segunda Reforma Agraria, su margen de acción es mínimo, ya que el presupuesto, en lo sustancial, se mantiene. Cuando este gobierno asumió sus funciones (28 de julio del 2021), el presupuesto de dicho año ya estaba en ejecución, y cuando se aprobó el presupuesto del año 2022 (noviembre del 2021), éste ya estaba semidefinido por la gestión anterior desde el mes de mayo. En otras palabras, el enfoque y estructura del presupuesto sigue su rumbo tradicional en el tiempo; incluso la mayor parte de los ministros nuevos o reemplazantes no consideran reconceptualizar ni reestructurar el presupuesto por desconocimiento o porque desean “anotar goles” rápidamente con lo que tienen. Si lo intentan, tienen al anacrónico MEF listo para enfrentar la intención (un ministro de Agricultura dura normalmente de 6 a 8 meses; sin embargo, con el actual gobierno, ya han desfilado 04 ministros en dicho sector en los cortos 10 meses de gestión).


Del 2017 al 2021, el gobierno asignó 33 mil 810 millones de soles al sector agrario en sus 3 niveles de gobierno (ver tabla 01). Sin embargo, el nivel de ejecución llegó solo al 68.8%, retornándose el 31.2% restante al fisco (10,549 millones). Una pena.


Del monto global, el 35% fue asignado para gastos corrientes y el 65% para proyectos de inversión (la mayor parte de este último rubro fue para obras de infraestructura de riego). En términos monetarios, se han destinado 11,795 millones para gastos corrientes o actividades y 22,016 millones para gastos de inversión.



4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page