top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan Risi / Revalorando la papa (9 de 10)



(Publicado previamente por PRODIGIO Perú bajo el título: “10 razones por las que los peruanos debemos revalorar a la papa”)



Razón 9: Porque hay tecnología para relanzar el cultivo


En el Anexo 3, se presentan los datos estadísticos de producción de papa desde 1950 hasta 2019. Allí puede observarse que gran parte del crecimiento de nuestra producción en papa es debido a mejores rendimientos, lo que es un claro reflejo del aporte tecnológico a la producción de papa en el país. Desafortunadamente, la estadística no desagrega la producción por tipo de papa, no es posible determinar cuanta área de dedica a papa blanca, amarilla o a ‘nativas’. Esta es una tarea pendiente del Sector. En 1972, se estableció en nuestro país el Centro Internacional de la Papa (CIP), que ha apoyado decididamente los esfuerzos del país en mejorar los rendimientos de papa a través del uso de tecnología.


Uno de los factores tecnológicos que ha tenido influencia en mejorar los rendimientos de papa en el país, son las variedades. Los programas de mejoramiento genético del MINAGRI y luego del INIA y de las universidades, con apoyo del CIP desde 1972, han liberado variedades mejoradas que resultan del cruce de las subespecies andígena y tuberosum, con mayor potencial de rendimiento y adaptación. Una de ellas, la variedad Canchán, liberada en Huánuco, aún es ampliamente difundida en país. Otras como Yungay, Revolución, Amarilis y Única, también se encuentran en los mercados.


En los últimos años, INIA ha liberado un número importante de variedades mejoradas de papa en la Sierra. Importante mencionar la variedad Shulay, con resistencia a la rancha y muy buena calidad para el procesamiento como papa frita. Otras variedades liberadas por el INIA en colaboración con el CIP son Kawsay, Pallay Poncho y Poderosa, todas, con buen rendimiento, resistencia a la rancha y buenas características de sabor. El trabajo de investigación de estas tres últimas ha sido ganador del Premio a la Innovación Agraria CARAL 2020 en la categoría de Seguridad Alimentaria.


Se dispone de tecnología para la producción y uso de semilla de papa, aunque esta no es aun plenamente utilizada, ni tampoco se comprende bien los sistemas de multiplicación, conservación y uso de semilla, sobre todo en las partes altas y menos aún se maneja el aspecto sanitario del uso de semilla. Los métodos de selección positiva para la producción de semilla también se aplican y han contribuido a la conservación de muchas variedades de papa nativa.


Otros avances incluyen el desarrollo de métodos de labranza, de siembra, de cultivo y de cosecha de papa. También de control fitosanitario en enfermedades como la rancha y en plagas como la polilla, mosca minadora y el gorgojo de los Andes. Hay tecnología para el almacenamiento de semilla. El impacto en los rendimientos a nivel de departamentos es grande y diferenciado como puede apreciarse en el Cuadro 7.


Cuadro 7. Superficie cosechada, producción y rendimiento de papa por departamentos, agrupados en regiones en 2017.

Nótese en el Cuadro 7, los altos rendimientos promedio de los departamentos de la Costa (Arequipa, Ica y Lima). En ese sentido, se debe contemplar un proyecto, con participación pública y privada para la producción competitiva nacional de papa procesada y congelada para reemplazar las 33,080 t que se importan y así eliminar el ruido político que esta situación ocasiona: que siendo el país centro de origen de la papa, la estemos importando de otros países. Si tal como se mencionó en el punto 8, ese volumen de papa importada equivale a 41,350 t de papa, se podría desarrollar un proyecto, usando las variedades mejoradas, como Canchán o Shulay, recientemente liberada por el INIA, para alcanzar rendimientos de al menos 50 t/ha, algo posible de conseguir en la Costa. Con ese rendimiento, se necesitarían instalar 827 ha en la Costa para asegurar ese volumen de producción. Además, se necesitaría contar con semilla de calidad a razón de 2 t/ha de semilla, es decir 1654 t de semilla que se producirían en la sierra. Simplemente es necesario tomar la decisión política.


En el caso del almidón de papa, el MINAGRI inauguró en 2010 una planta para producirlo en Teja Molino, Andahuaylas, que luego se le entregó al Gobierno Regional. Esta planta, sin embargo, no resultó económica, pues el costo del insumo utilizado, la papa para consumo, es alto. Este problema podría ser resuelto si se hiciera selección por tamaño al momento de acopiar la papa en los valles de origen y la papa pequeña, es decir el descarte, se use como insumo inicial para la obtención de almidón a un costo mínimo. En función de lo anterior se observa el rol que la tecnología desempeña en la modernización del cultivo. Y los avances que se podrían conseguir en términos de productividad, que al final redundarían en mayores volúmenes y con los atributos de calidad esperados por los diferentes mercados frescos y papa procesada para gastronomía, entre otros destinos de este noble alimento.




6 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page