top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Julio Mejia Pérez / Cuarta Revolución Industrial

Dos Pilares

Estamos al margen de una revolución sin precedentes. Las tecnologías emergentes tienen el potencial de cambiar el mundo a una velocidad exponencial; lo que llamamos globalización será como la rueda en relación al carro.


La Cuarta Revolución Industrial se refiere a la interconexión y convergencia de tecnologías emergentes que están transformando diversos sectores. En este artículo, analizaremos dos pilares clave de esta revolución: la consideración del individuo en las masas y la integración absoluta.


Consideración del Individuo en las Masas

Durante años, la agricultura ha operado bajo el enfoque del promedio general. Por ejemplo, al tratar con un campo de tomates, se tiene en cuenta cómo reacciona en promedio la mayoría de las plantas ante ciertos productos químicos. Sin embargo, este enfoque promedio implica que siempre habrá plantas que reaccionen mal y mueran en el proceso. Además, la agricultura es un sector altamente volátil, donde es difícil predecir precisamente el volumen de producción.


Imaginemos qué sucedería si pudiéramos conocer y monitorear a cada planta individualmente, de manera similar a cómo se arma un perfil en Facebook. El concepto de "Smart Farming" ya está siendo implementado para personalizar los cultivos en campos de cientos de hectáreas. Se utilizan vehículos autónomos terrestres y aéreos para monitorear las propiedades de cada planta, aplicar fertilizantes a medida, podar de manera precisa, cosechar en el momento adecuado y detectar enfermedades.


Además, podemos considerar esto como una pieza de un proceso más grande y contemplar la integración absoluta. Esta información no solo se utilizaría para maximizar la producción, sino también para todas las etapas de la cadena de suministro. Podríamos predecir con meses de anticipación el volumen que las plantas tendrán que procesar, exactamente cuántos camiones se necesitarán para el transporte y cuánto espacio necesitarán los supermercados para la mercadería. El potencial para la reducción de costos es inimaginable.


Integración Absoluta

Tomemos como ejemplo nuestro querido sistema de tráfico en Lima. Cada persona tiene pensamientos individuales, lo cual es algo positivo hasta cierto punto. Sin embargo, también implica que no podemos prever cuándo una moto se nos cruzará o cuando una combi nos cerrará el paso.


En las "Smart Cities" del futuro, cada vehículo sabrá la ubicación exacta y los movimientos instantáneos de todo lo que lo rodea. Esto se logrará mediante el internet de las cosas (IoT), que busca interconectar todos los dispositivos físicos para recopilar datos e intercambiar información a través de internet, y la inteligencia artificial (IA), que busca capacitar a las máquinas para tomar decisiones de manera similar a los seres humanos.


Con esta interconexión, la situación en la que una moto se cruce ya no ocurrirá, ya que los algoritmos que determinan las acciones de los vehículos no permitirán colisiones. Además, los vehículos podrán utilizar la información del tráfico en tiempo real para adaptar sus rutas y aliviar el tráfico. La IA nos guiará por la ruta más rápida y tomará decisiones instantáneas basadas en la información de toda la red de tráfico.


Convergencia

Es inevitable concluir que la Cuarta Revolución Industrial busca la convergencia de lo micro y lo macro. Al considerar al individuo, podemos no solo monitorear sus demandas específicas y atenderlas, sino también integrarlos en un todo para obtener información precisa y realizar predicciones a nivel macro. Esto conducirá a una mejor experiencia de vida para toda la sociedad.


La convergencia de tecnologías como el IoT y la IA nos permite unir todos los aspectos de la vida cotidiana y optimizarlos. Por ejemplo, en las ciudades inteligentes, no solo se optimiza el tráfico, sino que también se pueden gestionar eficientemente los recursos energéticos, mejorar la seguridad y brindar servicios personalizados a los ciudadanos.


Al integrar lo micro y lo macro, logramos una visión más completa y detallada de la sociedad. Podemos comprender mejor las necesidades individuales y utilizar esa información para tomar decisiones a nivel colectivo. Esto nos permite anticipar desafíos y tomar medidas preventivas para el beneficio de todos.


En resumen

La Cuarta Revolución Industrial representa una oportunidad única para transformar la forma en que vivimos y trabajamos. La consideración del individuo en las masas y la integración absoluta son los pilares fundamentales de esta revolución. Al personalizar y monitorear individualmente aspectos como la agricultura y el tráfico, podemos optimizar procesos, reducir costos y mejorar la calidad de vida de las personas en general. La convergencia de tecnologías nos permite una visión integral de la sociedad, donde lo micro y lo macro se entrelazan para lograr un futuro más eficiente y próspero.


NOTA: Para que los lectores capten el potencial de las tecnologías emergentes, quiero resaltar que escribir este artículo con asistencia del ChatGPT.


39 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page