top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Julio Schiappa Pietra / Constitución con Liquid Paper

El 31 de octubre de 1993 se realizó el Referéndum para ratificar la Constitución, aprobada por el Congreso Constituyente Democrático. Proceso realizado bajo la dictadura que Fujimori y Montesinos habían iniciado con el Golpe de Estado del 5 de abril de 1993.


El miembro del JNE, Juan Chávez Molina, descubrió y denunció el fraude que deslegitimaba los resultados de la votación.


Historia que hoy quieren repetir fujimoristas y líderes de los partidos tradicionales, para restaurar un proceso autoritario que derroque a Pedro Castillo y Dina Boluarte, elegidos con más de 8 millones y medio de votos ciudadanos.


El arequipeño Chávez Molina, denunció la intromisión de Montesinos y la festinación de trámites, para dar por válido un proceso adonde se alteraron resultados para otorgarle el triunfo al gobierno. A mí me lo ratifico el entonces Gerente General de Apoyo Alfredo Torres, quien me conto, que en Chorrillos funcionaba un grupo que manejaba un operativo para variar resultados. Fue en los estudios de Panamericana Televisión adonde ambos estuvimos comentando el proceso electoral, Torres, además, orquestaba el equipo de su encuestadora. Era cuento de un fraude anunciado.


Lo primero que el Dr. Juan Chávez Molina denunció fue que había impugnaciones no resueltas en Lima, Arequipa, Ayacucho, Puno y otros puntos del país. Estas nunca se resolvieron en el JNE, dominado por el gobierno. Salvo el voto, singular, del delegado del CAL, Chávez Molina. Nunca se trataron las impugnaciones, que hubieran llevado a la anulación del proceso en buena parte del país.


Según denunció Chávez Molina en la revista Que Hacer, publicada por DESCO, el siguiente paso del fraude fue publicar que el SI había ganado, cuando nunca hubo una sesión del JNE, que lo decidiera, siendo el único organismo autorizado a dar los resultados. Montesinos redacto y público en El Peruano, el 13 de diciembre de 1993, estos falsos resultados, en una exhibición de su fuerza en el control de todos los aparatos del estado. El comunicado señalaba que se habían resuelto todas las impugnaciones y que faltaban 135 actas impugnadas del extranjero. Pocos días después se daba como ganador al SI.


El caso de Arequipa fue el más clamoroso. Allí se impuso el uso de liquid paper, puesto que un testarudo Presidente del Jurado Characato se negaba a la anulación ilegal de 2,000 votos para darle la mayoría al SI, que perdía ante el NO en la capital del rocoto. Operadores Montesinistas cambiaron el fax rebelde con los resultados y escribieron SI donde decía NO, usando liquid paper para cambiar la voluntad ciudadana.


Así se definió el proceso de aprobación de la Constitución de 1993, con trafas para desconocer la voluntad popular A eso quieren que volvamos los que hoy quieren repetir el golpe de 1992.


5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page