top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Llulia López / El congreso todo aguanta

El inicio

Quizás en 1822, después de la juramentación a los diputados y senadores en el primer Congreso Constituyente instalada el 28 de julio de 1822, la ciudadanía de la época abrigaban esperanzas al buen uso del poder en la iniciación de un congreso consciente de los fundamentos doctrinarios del ideario democrático por el cual buscaba garantizar la plena vigencia de los derechos y deberes de los ciudadanos, como la consolidación del ordenamiento jurídico y político del país, el respeto a la constitución y las leyes, el bienestar de la población y la irrestricta vigencia de las garantías y los derechos individuales.


Buscando el ideario en la tormenta

Es así, como la historia nos recuerda que una de las principales labores del Congreso fue tan grande como la definición de las Bases de la Constitución Política del Perú, sin embargo, después de 199 años de vida independiente, el Perú desbordo en una constante interrupción de los gobiernos civiles, salvo contadas excepciones, estuvieron respaldados por el fraude y la intriga, y no tuvieron como origen el sufragio sino un sin número de revueltas, sublevaciones que llevó a más de un dictador al poder mediante golpes de Estado, interrumpiendo el ideario democrático y recién fue iniciada en 1978, que se logró desarrollar una secuencia hasta la actualidad convirtiendo las elecciones, en el origen de poder.


La incertidumbre ciudadana

Teniendo como escenario lo anteriormente descrito, es evidente que ahora vivimos una incertidumbre nacional a puertas de una próxima elección electoral a realizarse el 11 de abril de este año; tenemos un abanico diverso de postulantes que obtienen la posibilidad de participar representando a sus comunidades, sin embargo, para los votantes se presenta la interrogante sobre ¿qué candidato tomar en cuenta? acaso será, por las carencias en la capacidad de gestión y el trabajo en equipo o la falta de iniciativas en propuestas que les permita argumentar y concertar en cuanto a ideas con otros candidatos.


Este escenario debe ser una alerta para los candidatos, más aún con el sector salud que está al borde del colapso con el rebrote del COVID -19 que viene azotando si piedad a los más vulnerables; sin embargo, en la plataforma de campaña digital; no se evidencia propuestas de ley que sean consistentes en salud, seguridad, educación o en la fiscalización del retardo de aplicación de una ley específica.


Una luz en el camino

Entonces, frente a este panorama aprovecho para sugerir, por ejemplo explorar el proyecto de ley que está en comisión del congreso y quizás ahora desde la posición de candidato quieran iniciar con mejores argumentos para mejorar o impulsar su aprobación del proyecto de “ley del seguro social de pensiones a los comerciantes ambulatorios, trabajadores de taxi y menores mototaxi”, y estos trabajadores mejoren sus condiciones laborales sea que trabajen independientemente o a través de un empleador.


Es mejor, ganar las elecciones con propuestas como estrategia que acertar a ganar las elecciones por un factor de suerte o arrastre, porque si no se corre el riesgo de creer, que la suerte o el arrastre es una estrategia.



14 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page