top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Manuel Bernales / Vísperas, transiciones, incertidumbres (2 de 3)


Fruto de haber tenido ahorros en el Banco Central de Reserva por más de US$ 70,000 millones, política sana que debe mantenerse, pero a la vez injusticia social, ahora se dice pobreza, desigualdades y daños evitables mediante una política pública eficiente y equitativa, se han tomado miles de millones para atender la emergencia con gasto público inevitable, e inversiones cuya buena realización, vemos que no está asegurada, por modalidades de ejecución mediante sistemas y procedimientos que evidencian inefectividad y oportunidad de corrupción de pajes a reyes.


El mensaje añadió la nueva modalidad gobierno a gobierno, para muchas obras, multiplicando la experiencia habida con la infraestructura para los Juegos Panamericanos, cuya administración hace dudar de su sostenibilidad. En el mundo la modalidad de inversión mediante contratos NEC viene de 1994. Pero depende de que los contratos se hagan bien y que haya mejor gestión nacional, ya que, si hay desacuerdos y no se logra conciliación, rige la jurisdicción del país cuya empresa -o empresas- realizan la obra. Otra instancia extranacional análoga a la de tratados y convenciones internacionales tipo derechos humanos o normas ambientales, hoy materia de polémica con inocultables deficiencias de información.


El mensaje vuelve a exhibir un hacedor de política de corto plazo: cumplirá el mandato constitucional dejando todo en manos de la autoridad electoral, la que tiene otros ojos que la juzgan, Ministerio Público, Poder Judicial, Congreso, Defensoría, prensa y población. Pero muchas personas dudan que el Ejecutivo no influya en ellos. Su talante de autoridad decidida y fuerte, recordemos que se le ha acusado de un golpe de Estado sui generis que se aparta de la sistematización de Curzio Malaparte y otros, cuenta aún con la simpatía de parte importante de la población, según sistemáticas encuestas, sin auditoría científica como en otros Estados.


Estas estadísticas recogen opiniones en su favor y realimentan una prensa favorable; inclusive en el histórico referéndum, se registraba que muchas personas no sabían lo que se decidía. Dichos sondeos empezaron a revelar que el favor popular está en una meseta o leve descenso, parecido a lo indicado para la pandemia. Ningún conocedor del Perú niega que siga manteniendo la iniciativa. Pero hay claros síntomas de demandas y conflictos crecientes.


La iniciativa mediática, política, es esencial en la visible guerra política de la transición constitucional, en la cual buscaría asegurar buenos resultados para que los sucesores deseados, los puedan capitalizar, es decir, el equipo de aliados y empleados que le acuerpan y que le deberán solidaridad y abogacía.


No es dueño de partido alguno; cuenta con personas de sucesivas membresías, y de funcionarios que vienen de las administraciones Fujimori, Paniagua, Toledo, García, Humala y PPK cuyo período está completando, que rotan, salen o entran según conveniencia. Pero inexplicablemente no hay evidencia práctica de buena gestión pública, aunque sí notable publicidad.


Sin los deméritos y escándalos de las derrotadas huestes políticas de la “corrupción fujiaprista”, que estaba en camino de apoderarse de toda la institucionalidad estatal, como lo reiteran sus voceros y activistas en favor de activos herederos, no podría cumplir una de las reglas de la propaganda política: el enemigo único, ni emplear bien las demás porque son inseparables: "Gobernar es hacer creer" decían en Roma. Los casos de presunta corrupción del entorno presidencial que se han difundido, no mellarían su imagen a no ser que el Ministerio Público o la prensa coincidan o concerten en su desfavor. 


12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page