top of page
  • Foto del escritorManuel Bernales

Manuel Bernales / Chancay como estratégica nacional (1 de 4) 



Chancay: planificación estratégica nacional, no solo un puerto.

 

El mega puerto de Chancay, es una infraestructura llamada a impulsar el desarrollo sostenible para revertir tendencias negativas y construir el desarrollo y la defensa nacional que son parte inseparable de  nuestra seguridad humana integral En consecuencia es indispensable e imperativo una visión GEOPOLITICA de un Proyecto Nacional con cohesión interna y mayor ESTATURA ESTRATEGICA, en un  mundo diversificado y fracturado , pleno de competencias y conflictos, en medio de los cuales se conduzca el Estado Peruano a  niveles superiores de resultados en  bienestar y seguridad, aprovechando  oportunidades internas y externas.

 

El Perú enfrenta una circunstancia clave para las próximas generaciones y su futuro como Estado, vale decir su bienestar y seguridad, desarrollo sostenible y seguridad humana integral en términos de: población, territorio, soberanía, independencia y autonomía que son elementos esenciales de todo Estado reconocidos por el sistema internacional de las Naciones Unidas.

 

La construcción del mega puerto de Chancay por inversión entre Cosco Shipping, empresa propiedad de la República Popular de China, dirigida por el Partido Comunista de China y su Secretario General y Presidente, en el marco de su Constitución--, y socios minoritarios peruanos hasta este momento, es una decisión que en el más amplio sentido compromete el futuro del Estado Peruano.

 

Su vigencia y funcionamiento está inesperablemente vinculado del entorno nacional desde los niveles distrital, provincial, departamental, regional, es decir, interdepartamental: en el sentido de más de un departamento y a escala nacional,  puesto que compromete desde el Mar de Grau, inmenso territorio que debemos cuidar porque es inseparable de la parte terrestre, hasta la Amazonía toda, que comprende algo más del 62% del territorio continental del Perú con departamentos 100% amazónicos, alta y baja Amazonía: Amazonas, San Martín, Loreto, Ucayali y Madre de Dios y departamentos con alrededor del 30% del territorio en la Amazonía: Puno, Cusco, Ayacucho, Junín, Cerro de Pasco, Huánuco e inclusive partes de otros principalmente serranos y aún Piura.

 

Hay que recordar que la República Popular de China se gobierna y administra empleando la planificación centralizada y a la vez descentralizada para orientar a las empresas públicas y privadas en el sentido de los planes de largo plazo, quinquenales y de corto plazo que se aprueban, ejecutan, evalúan y siguen el ciclo de la planificación y el mercado regulado con premios y sanciones de sobra conocidos. En cambio, en el Perú no tenemos sistema nacional de planificación desde 1992, año en que el gobernante de turno lo disolvió” junto con el Sistema Nacional de Control y Contraloría.

 

El mega puerto de Chancay se está realizando básicamente con el enfoque de proyecto privado desde su concepción e inicio. Este documento no se ocupa de los avatares legales de todo tipo que están presentes en la prensa y opinión pública nacional e internacional. No ha sido concebido ni proyectado en términos de: planificación regional, (que es mucho más que enfoque territorial o territorialidad como está de moda expresarse); de acondicionamiento territorial a escala interdepartamental; ni menos aún a escala nacional comprendiendo su evidente impacto multidimensional actual y futuro en el Océano Pacífico, Costa, Sierra y Amazonía.

 

El enfoque de proyecto es útil y necesario, pero hay sobrada evidencia de que es completamente insuficiente para una mega inversión en cualquier parte del mundo. En el Perú desde que se disolvió el Sistema Nacional de Planificación vigente desde 1962 hasta 1992, no hay un verdadero sistema institucional que vincule la planificación tanto a las inversiones del sector privado, orientándolas y previendo estímulos y no solamente restricciones, como a las inversiones del sector público mediante la determinación de los presupuestos multianuales y anuales de la República según los planes de mediano, corto, pero también de largo plazo.

 

Es evidente que los productos que se realizan a través del CEPLAN son útiles, suelen presentarse como “ejercicios” aunque luego sean aprobados mediante normas correspondientes del Ejecutivo, pero no constituyen planes de desarrollo en el sentido expuesto y están altamente condicionados cuando no determinados por la influencia del sistema internacional principalmente vía organismos de las Naciones Unidas y aun de diversos cooperantes.

 

Es más, en el Perú se está imponiendo la sustitución de Objetivos Nacionales de un Proyecto Nacional por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, referenciales para todos los países de la ONU que quieran emplearlos, en muchos casos con más importancia de la letra menuda o indicadores, que se interpretan de acuerdo a valores e intereses de corrientes políticas, empresariales y académicas que colisionan o se apartan claramente de valores y vigencias culturales de los Estados en todos los continentes, muchos de los cuales no se sujetan a inducciones ni imposiciones de distintos organismos políticos, técnicos, financieros de la ONU ni de la cooperación internacional bilateral o multilateral.

 

Al primar el enfoque de proyecto no se ha considerado la mega dimensión territorial ni multifactorial, porque solo se ha empleado los instrumentos para ese tipo de inversión y no para lo que representa un mega puerto o por ejemplo, en su caso, una mega central hidroeléctrica o una mega irrigación con trasvase de una región natural a otra y de un Estado a otro como el caso con el Ecuador que sigue incompleta.


 

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page