top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Manuel Bernales / Polética (2 de 4)


Política y ética en los continentes sociales post pandemia.


Las migraciones y los refugiados, así como graves guerras internas e internacionales cada vez con más involucramiento de potencias mayores y medias, deben ser comprendidos en este panorama complejo. Obedecen a limpiezas étnicas, fenómenos climáticos extremos que parecen inseparables del creciente calentamiento global y cambio climático y otros factores come es principalmente la incapacidad de Estados, sociedades políticas y sociedades civiles de encausar los conflictos con orden, legalidad y monopolio legítimo de la fuerza.


Son Estados desbordados, en crisis cuasi terminal o en proceso de inviabilidad y atimia, término que emplea Gustavo Lagos Matus en su “Estratificación internacional y países subdesarrollados” para referirse a naciones que caen en vez de mejorar ¿Estados inviables de hoy? en el sistema internacional. Detrás están pobreza, violencia, exclusión racial o religiosa, delincuencia organizada con capacidad delincuencial y militar, intervenciones foráneas no declaradas y crecimiento poblacional, que tiene cerca países en que esperan vivir o sobrevivir. Esto pinta migraciones en África, Asia y América Latina. Ellas son presa de la pandemia como se puede ver en las tvs internacionales.


¿Nuevo mundo? ¿Nueva sociedad? ¿Nuevo ser humano? ¿Variaciones de la corta vida del homo sapiens en esta su casa común?


Las industrias que alimentan siguen su curso indetenible a pesar de denuncias que se hacen en sus propios Estados de origen. Es suficiente ver semanalmente los programas de France 24 en español, DW en español o BBC en español. Lástima que el sistema de contratación de tv por cable sea tan malo en el Perú. Pero hay internet para comprobarlo sin lugar a dudas. Las industrias que curan, obviamente, ocupan el lugar central del escenario y el protagonismo.


Las industrias que matan, las militares, siguen creciendo en los cinco continentes y también los negocios de producción y venta de armas convencionales. Este multi desarrollo de industrias militares están alcanzando formas y grados insospechables de tecnología, de capacitación de personas, grupos e instituciones que las hacen, usan, venden y hacen propaganda en su favor. Hay fuentes abiertas y gratuitas para enterarse que el ideal de la ONU del “desarme universal y completo” quedó enterrado a poco de renacer en 1945.


La pandemia no da tiempo para saber y tener juicio sobre los ingenios militares con y sin tripulación submarinos, de superficie, de tierra y del aire hasta las sondas y sistemas de armas espaciales. Quien tiene estos medios necesita recursos para alimentar a sus operadores y pueblos con seguridad, para curarles y para protegerles de esta pandemia u otros males. Por ello, sus Estados se mueven y seguirán actuando con la primacía del “interés y objetivos nacionales” y el multilateralismo limitado, realmente existente.


Mientras tanto hay quienes reformulan opciones de política internacional y exterior de tipo no alineamiento activo que apela al antecedente de los No Alineados que aún existe en la ONU, nacido en el período de la descolonización de África y Asia, de los esfuerzos por la paz a través de la ONU en plena Guerra Fría, despliegue nuclear y reconstrucción de Europa Occidental, el Japón y luego el surgimiento de los Tigres asiáticos, el respaldo de la China de Mao y de la URSS, en competencia, a movimientos, partidos y Estados anti coloniales.


5 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page