top of page
  • Foto del escritorMartín González

Martín González / La cama suiza de Alan 



La cama suiza de Alan García: “Pan con libertad para todos los peruanos”.

 

Hoy estamos despertando entre la verdad y la mentira, la intriga, la literatura, la fantasía o los teledramas de corte venezolanos o mexicanos que transmite cotidianamente canal Megatv, Globovisión, o Televisa. Los cuales no pueden dejar de atestiguar la narración esotérica del Kananga o de las aguas de rosas “Murray”, siempre como fuentes inagotables de amor, odio o conmiseración por la especie humana. Debemos advertir que no deja de ser un camino macabro o de humor negro.

 

Anticipo que mis palabras justo testifican la historia del hombre en la estúpida y rutilante cotidianidad del Puerto de Callao o la polifacética Ciudad México para todos aquellos quienes valora los acontecimientos que transitan en dimensiones mesiánicas situándonos por momentos en el mismísimo Monte Calvario. El Gólgota se resuelve en consecuencia ante tales acontecimientos como una simple descripción humana del sufrimiento. No seas (hipócrita).

 

A media década de aquel día advierto la verdad de lo estúpido que fui en aquel entonces, Alan García está vivo y pernocta en una cómoda cama en Suiza (tengo las pruebas), vaya historia vieja para las nuevas generaciones que no dejan de ser revolventes respecto a sus débiles mentes que advierten hoy que ABBA es una galaxia inexplorada en el espacio profundo descubierta por el telescopio Webb, o un software de nueva generación generado por Inteligencia Artificial.

 

Debo reconocer que ya sabíamos desde que viví en Puerto Maldonado (Madre de Dios, 2019) que Alan García se había refugiado durante un par de semanas en la Amazonía, fue durante esos días que conversé con él en forma elegante y pausadamente. Aprendí frente a unas piezas generosas de pollo asado y patatas fritas la esencia del sistema político peruano, incluso hasta llegar a entender el ADN del APRA. No pude en aquel encuentro evitar preguntar sobre Sendero Luminoso, Fujimori y su pasión por la oratoria.

 

Mis días de feliz conocimiento sobre el Perú profundo me fueron arrebatados tristemente una mañana antes de tomar café de la Cholita (Cusco), había pactado una reunión con Alan (el guapo, le llamaban en Puerto Maldonado), teníamos acordado un viaje esa mañana a una zona nativa a unos 40 minutos de la ciudad de Puerto Maldonado, sin embargo, a las 04:32 am se presentó un Alan seco y frío frente a mi habitación, intempestivamente acertó a decir “me voy”, dijo con vos entrecortada.

 

“Estimado amigo “mexicano”, debo irme, le doy las gracias por su tiempo y atenciones, solo le ruego que sea discreto con este encuentro”.

 

A los días no sabía qué hacer. Asumí que los chinos (servicio secreto), lo habían rescatado por medio de las rutas de inteligencia ampliamente establecidas en el Perú en la selva amazónica entre Madre de Dios - Lima - y que había sido trasladado a un lugar de África por medio de vuelos aéreos privados, el cual obviamente no puedo revelar.

 

Estimado lector, ¿Aún tienes duda, porqué el Perú es una extensión territorial más de la China Imperial? Seamos serios.

 

Comí pollo y arroz con Alan García en la esquina de las calles Ernesto Rivero y Jaime Troncoso de la ciudad de Puerto Maldonado, supuestamente 20 días después de su “suicidio”. Le saludamos y conversamos. No puedo negarlo, desayune con él en algún lugar de Daniel A. Carrión; por cierto, le amaban (no le dejaban desayunar), y fue mi mejor café de aquella temporada en el puerto.

 

Si alguien me contacta le cuento más mg.coporate.law@gmail.com

 

América duerme tranquila… TRUMP será presidente.


 

39 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page