top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Martín González / Oídos necios, a palabras claras


Nada podemos hacer con quien ante la evidencia de datos claros pretende tomar decisiones basadas en los instintos; Esto solo hace que las cosas vayan a mal. Por seis meses, hemos realizado una investigación bajo el esquema (BPF Strategie), a una iniciativa emprendedora constituida en la figura de Franquicia (alimentos/Fast Food). Literalmente se ha trabajado en la cocina, en el área administrativa, observado los tres procesos de marketing contratados, y finalmente pudimos evaluar las áreas de recursos humanos, régimen fiscal, bases legales y metodología contable.


En septiembre de 2021 recibimos el contrato para evaluar el desempeño de un nuevo proceso de Franquicia en el estado de Texas, en los Estados Unidos de América. Y la mayor sorpresa que apreciamos al día de hoy, después de haber rendido cuentas y expuesto las conclusiones al grupo de inversionistas, es la absurda decisión de los mismos de continuar con un proceso que va a la baja, al menos en los procesos internos.


Veamos por ejemplo un caso, en el departamento de elaboración de los productos (comida), se logró establecer en seis meses de estudio y documentación que un 17% de las materias primas empleadas en la elaboración diaria de los alimentos son desperdiciadas en el paso de preparación.


En este caso en concreto se ha podido documentar que se hacen compras de insumos para la preparación de la comida, por un promedio semanal de $4,200.00 dólares de acuerdo a los libros contables contrastadas con las facturas de compra. El restaurante en nacimiento paga sumas que promedian los $16,800.00 dólares por mes tan solo para las compras de insumos para la preparación de las comidas que oferta. Si a ello, le depreciamos un promedio de 17% de desperdicio (documentado), tenemos que mensualmente tiran a la basura $2,856.00 dólares. En este punto cabe aclarar que el desperdicio en la preparación de los alimentos no proviene de los preparadores, sino de los cocineros que sin entrenamiento y certificación se vinculan a las áreas de pre preparación.


En otro caso documentamos que los sueldos se han establecido en la siguiente proporción: General Manager $22.00, Cocineros $16.00/15.00, Preparadores $14.00/13.00 y Cajeros $10.00/8.00, dólares americanos por hora. En principio, esto no nos dice nada, sin embargo, en la realidad y de acuerdo a los manuales de operación de la franquicia cabe destacar que las cargas de trabajo y responsabilidades no llevan una compensación justa que permita decir que los sueldos son adecuados a las actividades que cada posición desarrolla. Esto ha derivado que tan solo en el periodo de estudio (6 meses) se hayan tenido 3 General Manager, 9 cocineros, 3 preparadores y 12 cajeros que han dejado de trabajar por dichas circunstancias.


En un país donde no existe la práctica de la conciliación de la vida familiar y laboral, nos deja como reflejo una sociedad que no practica los derechos laborales fundamentales en los casos de enfermedad, maternidad o vacaciones pagadas. En este escenario es complicado que los trabajadores desarrollen vínculos de pertenencia a las empresas, y más se comprometan a agregar algún valor a sus actividades.


Al final, la Gran Renuncia (Klotz, Anthony Universidad Texas A&M), sigue sus pasos destrozando cada vez más los sustentos de una sociedad que se consume entre la oferta de trabajos basura, y la renuncia masiva de sus trabajadores.


13 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page