top of page
  • Foto del escritorMiguel Dávila Gagliardo

Miguel Dávila / Proveeduría exportadora del banano (6 de 7) 



Brecha de productividad:

En general, el cuello de botella más grande al que se enfrenta la implementación del SCORE es la medición de indicadores, pues esta práctica es la primera que se pierde a lo largo del tiempo, debido a que existe la precepción que esta información no suma nada en el proceso productivo de la empresa. Por naturaleza todas las microempresas, asociaciones y/o cooperativas solamente miden volumen de ventas (en este caso volumen exportado), pero no se habitúan a medir otro tipo de indicadores, tales como: tiempo de respuesta para requerimientos, llegada de productos a almacén.

 

El principal cuello de botella es el orden, y se les hace difícil valorar indicadores de productividad; no obstante, se generaron las condiciones para realizar la medición de algunos indicadores, cuyo registro se llevó a cabo por un período, luego de concluida la implementación. En el siguiente cuadro se muestran los resultados de tres indicadores implementados en una muestra de empresas (Cooperativa Agraria APBOSA, Cooperativa Agraria de Usuarios Rio y Valle, Cooperativa Agraria APBOSA Mallares).

 



Los resultados cuantitativos son muy promisorios, los primeros datos registrados muestran que las empresas de la muestra en su conjunto, incrementaron sus ventas mensuales en 6.13%, redujeron las mermas del proceso en 12.94% e incrementaron su volumen de producción (medido en número de contenedores) en 8.2%.

 

Asimismo, se implementaron indicadores de tiempo de entrega de pedidos y de recepción de materiales en almacén y cuadrilla en una de las cuatro empresas (Asociación de Pequeños Productores Orgánicos de Querecotillo APOQ), resultado que muestra una reducción de 25% del tiempo de entrega y de 16.67% el de recepción de materiales, lo que puede ser observado en el siguiente cuadro:

 


Es interesante el resultado obtenido para los indicadores de ventas y producción en un contexto COVID 19, hubiéramos pensado que el impacto sobre estos indicadores se hubiera reducido de forma notoria; no obstante, los formadores y las cuatro empresas consultadas señalan, que gracias a haber sido graduados del SCORE de la OIT y que a través de este se hizo más eficiente y cuidadoso el trabajo, pudieron atender los pedidos internacionales y nacionales, cuya demanda no ceso durante la cuarentena.

 

Esta información se torna más importante, cuando se compara versus la información sectorial del sector agropecuario, donde de acuerdo a la consultora MAXIMIXE, la pérdida en servicios (Calculada a agosto 2020) era significativa en la economía peruana, lo que se puede verificar en la imagen siguiente:

 


 


 

5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page