top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Pablo Secada / ¿De qué modelo hablan?


SINADEF subestima las defunciones que registra INEI. Ya deben haber muerto más de 200 mil. ¿No pueden rastrear, aislar, repartir mascarillas, hacer campañas y comprar plantas de oxígeno? ¿Cómo es posible que no lo hagan?


Hace veinte años trabajé por primera vez en políticas públicas e hice política. Podemos hacer “n” propuestas, venderlas, evaluar políticas y demás. No podemos hacer casi nada si los que gobiernan son la vergüenza que ahora deja que mueran miles y otras.



Conference Board reporta que la confianza del consumidor global está en récord. El cobre va camino a superar su precio de una década. Y así. El mundo se recupera. Nosotros elegimos, no solo no solucionar nuestros problemas institucionales, sino entrar a otro quinquenio perdido.


Hay incertidumbre. Nadie puede predecir qué va a pasar. Las dos opciones son malas. Nuestro país no va a progresar, cinco años más. ¿Hasta cuándo vamos a seguir con insultos y descalificaciones? El problema no es que haya ricos y pobres. El problema es que algunos de los ricos son mercas y mafiosos. El estado precario es su correlato. Además, ya que el estado es pésimo, cuatro de cinco trabajadores se han salido de esta formalidad hipócrita e indolente por eso.


Algunos de los inversionistas en deuda emergente que más conocen están vendiendo su posición en Perú. Los precios de la deuda se sostienen, sin embargo. ¿Quiénes están comprando? ¿Otros que conocen menos? ¿Con qué justificación? ¿Rating, bajo nivel de deuda, volatilidad o qué?


Elegimos entre dos males. En un caso, el mejor escenario es bueno y el peor es más o menos el status quo. En el otro, el mejor escenario no es bueno y el peor es muy malo.


El desarrollo depende de las instituciones. Necesitamos profundas reformas. En 1990-94 se adoptaron muchas reformas económicas. Desde 1994, pocas: cierre 20530, TLC, carrera magisterial, SIS, SUNEDU y programas sociales. Se retrocedió debido a la precariedad institucional. Copio una respuesta de un servidor público en el Face: “Falta señalar que los caviares y los de izquierda controlaron puestos clave en el Estado y no quisieron realizar reformas más profundas.”


Elegimos entre dos males. Los reparos a ambas candidaturas son categóricos. Pero tenemos que elegir entre esas dos opciones. En una es más probable que se convoque a ajenos para reconstruir nuestro país. En la otra no. Este es mi criterio principal.


En la campaña compartimos una presentación de indicadores sociales. La pobreza se redujo. 10 millones más serían pobres. El gasto familiar de los más pobres subió más que el resto. La desnutrición y otros indicadores mejoraron. Y eso fue con el “modelo” incompleto e imperfecto.


Le llaman “modelo económico”. Ese “modelo” es el que quisimos mejorar y profundizar desde el IPE. Trabajé en un instituto creado para promover reformas. En o fuera del IPE casi no pudimos. Y vimos retroceso tras retroceso. ¿De qué modelo hablan?


10 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page