top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Saúl Barrera / El interés público sobre el privado


El anuncio de aplicar el artículo 70 de la Constitución por parte del gobierno está generando posiciones encontradas: De un lado, aquellos que creen necesario transitar por una expropiación; y, de otro, quienes ven con preocupación el peligro de generar un precedente peligroso contra el derecho de propiedad.


La Pdta. del Tribunal Constitucional, declara en una entrevista que solo hay dos opciones: la expropiación o un acuerdo entre el Estado y las clínicas. Por su parte, el Alcalde de Lima expresó su preocupación por el rompimiento del orden jurídico. También algunos expresan su preocupación de haber pagado un seguro privado para ser atendido en clínicas que ahora pasarán “a manos del Estado”. Y, para completar, algunos congresistas ya se ofrecieron para mañana aprobar las leyes que sean necesarias.


Se debe precisar que el artículo 70 de la Constitución establece varias cosas, una de ellas la expropiación. Pero, lo más importante, es que garantiza el derecho a la propiedad, el cual “Se ejerce en armonía con el bien común y dentro de los límites de ley”. ¿Y qué dice la Ley General de Salud (Ley N° 26842) en su artículo 80? Lo siguiente: “En la lucha contra las epidemias, la Autoridad de Salud queda facultada para disponer la utilización de todos los recursos médico-asistenciales de los sectores público y privado existentes en las zonas afectadas y en las colindantes.” Es decir, ante situaciones de epidemia, la ley antepone el interés público sobre el privado, conforme a la Constitución.


Si esto es así, no es necesario expropiar nada, ni aprobar ninguna ley adicional. Solo disponer, en forma temporal y cuando la necesidad lo justifique, los recursos médicos asistenciales privados que sean absolutamente necesarios para atender la pandemia, con una compensación justa. Es una medida excepcional, ante una situación excepcional. Amparada además por nuestro ordenamiento jurídico. Se trata de garantizar el derecho de todos, evitando el abuso de algunos, pero también los excesos que, en nombre de todos, se suelen perpetrar. Exijamos justicia, no atropellos.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page