top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Victor Vásquez / Crédito: libertinaje o usura (5 de 9)

El crédito para sectores productivos en el Perú: “Entre el libertinaje y la usura”



Licuando nuestros ahorros

Las características del mercado financiero nacional, imperfecto y con prácticas monopólicas, termina por convertirse en el principal desalentador de una cultura del ahorro interno, familiar o empresarial; su ausencia no hace más que poner en situación de alta vulnerabilidad a familias y empresas ante situaciones de crisis como la que en la actualidad se atraviesa. La pandemia del COVID 19 ha venido a mostrar la vulnerabilidad de las familias y sectores de las MIPYMES, poniéndolas hoy día al borde de la quiebra e insolvencia y, con ello, las graves secuelas o impactos en términos de empleo, ingresos, retorno a situaciones de pobreza, deterioro de la calidad de vida e incremento de la dependencia de los programas asistenciales públicos.

Entonces, lo que a continuación se presentará es la comparación de la brecha existente entre tasas pasivas por el ahorro frente al nivel de inflación de la economía. Así se ve que en promedio las tasas pasivas por ahorro ofrecidas por el sistema financiero son del 0.75 % variando entre 0.20 a 1,34 %. La tasa promedio de interés por ahorros comparada con la inflación anualizada (2.86 %) refleja que existe una pérdida absoluta del valor de los ahorros equivalente a – 2.11. Cuadro 5.

Los desequilibrios (pérdida absoluta) entre tasas de interés pasivas y la inflación ayuda a explicar mejor por qué de la ausencia de una sólida y sostenida cultura del ahorro, por lo menos familiar. Recurramos a explicarlo con un ejemplo sencillo para mostrar por qué el sentido del ahorro en las familias no es nada relevante:

(a) Una familia ahorra 1, 000 soles, y al finalizar el año verá que solamente ganó 7.5 soles;

(b) Esta misma familia, con ingresos de 1, 000 soles, y una inflación del 2.86 % sentirá que su capacidad de compra (pérdida de valor de su dinero) se ha reducido en 28.5 soles;

Este desbalance, necesaria y racionalmente induce a una mayor propensión al consumo de las familias como mecanismo de proteger, cuando menos, su capacidad de compra. Este es el ejemplo que explica por qué las familias peruanas tienen por característica ser consumistas y poco ahorrativas.


Comparativamente el análisis entre las tasas de interés por los ahorros que abonan las entidades financieras de Perú y Ecuador nos lleva a la conclusión que las tasas de ahorro del sistema financiero ecuatoriano, en promedio, es 49.33 % superiores a las vigentes en el Perú, diferencia que se amplía a medida que los ahorros, en forma de depósitos, aumentan sus periodos de depósito(inmovilizados); así, los ahorros en depósitos a más de 361 días son 102.68 % superior en comparación a las tasas de interés pasivas del Perú. Cuadro 6.


La diferencia relativa positiva a favor del ahorrista ecuatoriano en comparación al ahorrista peruano, se puede graficar con un ejemplo sencillo, como se presenta en los resultados del cuadro 8 en donde se concluye claramente la existencia de una mayor ganancia por parte del ahorrista del país del norte. Cuadro 7.


10 visualizaciones0 comentarios

Hozzászólások


bottom of page